La importancia del branding y del diseño gráfico lleva a las pymes a entender la importancia de conectar con los consumidores y saber que la actualización de la identidad corporativa es más que un simple logotipo.

Desde las pymes hasta las multinacionales han percibido la importancia de la identidad corporativa, cada vez son más empresas las que dan el paso para cambiar su imagen y adaptarse a un entorno que cambia a gran velocidad.

Las compañías deben trabajar en dos vertientes: la conceptual y la visual. Así será la mejor forma de que las pymes gestionen de forma correcta su identidad corporativa. Las empresas deben centrarse en cuatro elementos fundamentales: definición de la marca, posicionamiento web, logotipo y comunicación de la marca. De todos estos elementos, el componente más tangible es el logo, cuyo principal aspecto es el color seguido de la forma y la tipografía.

La última tendencia en estos emblemas se encamina hacia la simplificación. En un mundo de recursos infinitos y posibilidades inimaginables, el diseño ha tendido a simplificarse. De esta manera ha surgido el flat design, diseño plano, creaciones sin gradientes ni volúmenes que se han popularizado sobre todo en el ámbito digital. Esta corriente ha surgido debido a que el consumidor ya no lee ni entiende, así que las compañías deben comunicar de la forma más simple y directa posible.

Aunque no siempre es así, hay start up que buscan una marca más sólida, empresas con tradición que quieren renovar sus principios y otras que necesitan saber dónde enfocar sus esfuerzos.

 

Los pilares de un logo son:

El color:

Es el aspecto más potente y el que más influye, hasta un 80%, en elección de un cliente, según estudios recientes. El tono que se asocia a una marca determina en gran medida la percepción pública: es el caso del rojo, que transmite energía, o el azul que genera seguridad.

La tipografía:

Debe ser funcional, legible y acorde con la personalidad de la marca. Hoy, priman las tipografías de palo seco, sin muchos adornos.

La forma:

La mente humana recibe cada figura geométrica de un modo distinto. Por ejemplo, las líneas verticales denotan poder y las horizontales se asocian con estabilidad.

Relieve y sombras:

La tendencia en el nuevo milenio se dirige hacia la simplificación, por lo que actualmente predominan los tonos limpios y los diseños planos.

 

Renovar la imagen corporativa genera beneficios internos y externos a la empresa. Da un aire fresco a tu empresa y adquiere conocimientos en diseño gráfico y facilita una imagen corporativa renovada para tu empresa.

 


Puedes informarte de nuestros másters en diseño gráfico visitando: