Aprender a reciclar es muy importante, especialmente debido a la contaminación, que nos afecta a todos. Existen dos tipos de reciclaje que puedes practicar. Por un lado, reciclar puede hacer referencia al acto de tirar aquellos materiales u objetos que no uses en los contenedores indicados. Por el otro, reciclar es también la acción de reutilizar aquello pensado para un solo uso. Como probablemente ya sepas cómo separar los residuos por materiales en cada color o contenedor, hoy hablamos sobre cómo reciclar y reutilizar algunos productos que creías que se convertían automáticamente en basura. Si quieres especializarte en ello, además, recuerda que en nuestra escuela encontrarás el Máster en Gestión de Residuos.

Aprender a reciclar, imprescindible

Reciclar, según el diccionario, implica transformar materiales que consideramos desechos en materia prima o darles otro uso, convirtiéndolos en otros productos. Como bien indica el propio nombre, «re-ciclar» es darle un nuevo ciclo de uso a los productos, recipientes u objetos. Aún así, a su vez, el reciclaje es un objetivo global que pretende alargar la vida de nuestro planeta y nuestro ecosistema.

Aunque muchos gobiernos ya han tomado medidas, al final es el consumidor el que tiene que esforzarse. Sin embargo, aunque es una tarea fácil que acaba proporcionando satisfacción en muchos sentidos, son muchas las personas que ponen impedimentos a aprender a reciclar. No es algo con lo que nos hayan educado, si nos comparamos con otros países, pero poco a poco somos cada vez más los adeptos a reciclar.

Antes que nada, debemos tener claro lo imprescindible que es el reciclaje. Por un lado, con él contribuimos a conservar nuestro medio. Por todos es sabido que nuestras fuentes de vida, como el agua o el aire, están cada vez más contaminados. Esta circunstancia se ve agravada cada día más, por lo que aprender a reciclar es cada vez una tarea más urgente. Cuanto más contaminemos nuestras fuentes de vida, más problemas de salud estaremos expuestos a tener. Por ejemplo, mientras más materiales de plástico o aerosoles dañinos consumamos, así como productos de limpieza, más destruimos la capa de ozono. Es decir, más contaminamos nuestro aire y más rayos UV recibimos.

Ya sabemos que aprender a reciclar nos proporcionará una mejor salud porque habrá menos contaminación. Pero si aún estás buscando más motivos, debes saber que el reciclaje también te puede ayudar en la economía. El autoreciclaje te resultará ideal porque, además de reutilizar el material que piensas que no te sirve, podrás ver un ahorro considerable.

Son muchas cosas las que puedes crear a partir de materiales que creías desperdicios. Lo mejor de todo es que tienes la oportunidad de hacer muchas cosas prácticas e, incluso, deliciosas. Si eres de los que han tirado los desperdicios de comida a la basura porque ya estabas saciado, espera a ver algunos consejos divinos. Hasta los cartones de los rollos de papel higiénico tienen un segundo uso, al igual que esos neumáticos pinchados de tu coche.

Aprender a reciclar y reutilizar productos

Es el momento de que cuides tu bolsillo y reutilices aquello que pensaste que era basura. Para ello, vamos a comenzar con esos materiales tan comunes en casa, como el cartón, el aluminio y demás cosas que utilizaste una sola vez.

El doble uso de los rollos de cartón

¿Has terminado un rollo de papel higiénico y estás a punto de tirarlo a la basura? ¡Espera! Te proponemos un segundo uso que, sin duda, te parecerá muy práctico.

Realmente, más que un doble uso, podemos hacer múltiples cosas con esos cartones de rollos que nos sobran. Puede ser una excusa perfecta para sentarnos con los más pequeños y realizar manualidades divertidas. Desde lapiceros hasta un expositor para las brochas de maquillaje o pintura. Si unimos varios rollos y los pintamos con un color que aporte brillo, lograremos un expositor único. Nadie sabrá que has reciclado los rollos.

También encontrarás múltiples ideas por Internet para adornos de Navidad. En caso de que tengas la suerte de contar con un jardín, puedes elaborar casitas para pájaros y elaborar recipientes de comida para las aves. Otra idea son los soportes para móviles. Solo debes elegir un bonito color o papel para cubrir los rollos, una vez cortados, y verás qué maravilla. Además, los rollos de cartón son perfectos para organizar cables.

Reutilizar productos cotidianos

Con los neumáticos de coche existen multitud de ideas. Desde un columpio, para disfrute de grandes y pequeños, hasta maceteros para el jardín o rincones urbanos. Reciclar productos que tenemos al alcance de la mano es tan importante como darles otra vida útil. Así, si consumimos alimentos en lata, ¿por qué no reaprovechar el envase? Estos recipientes, por ejemplo, nos pueden servir para guardar cosas. Solo necesitamos un poco de imaginación y realizar bonitos diseños que vayan con la decoración de nuestro hogar.

Lo mismo ocurre con los periódicos o revistas que ya no queramos, siempre podemos darles un uso. Si conocemos a alguien que se va a mudar, siempre nos agradecerá esa prensa que no nos sirva. Con ese papel se pueden envolver objetos frágiles cuando se realice una mudanza. También son muy útiles para realizar envolturas de regalos. A los pequeños les podemos educar de esta forma para que se conciencien de la necesidad de preservar su medioambiente.

Los cepillos de dientes que pensemos tirar serán ideales para la limpieza de casa. Siempre hay un rincón que se nos dificulta, pero al que llega sin problemas el cepillo.

Esos botes de cristal de conservas también te ayudarán a almacenar otras cosas. Por ejemplo, son de gran ayuda para congelar comida, en caso de que hagamos de más. También, si te gusta mucho cocinar, encontrarás un aliado en esos botes para hacer mermeladas, mayonesa, etc. Ya sabrás dónde guardar tus creaciones culinarias. Además, lávalos correctamente y tras ello, utilízalos para guardar productos a granel. Estos productos te ayudarán a generar menos residuos. Puedes encontrar especias, pasta, arroz y otros productos a granel, libres de plásticos o vidrios de un solo uso.

Restos de comida

Existen dos opciones con los restos de comida. En caso de que veamos que se está estropeando, puede ser perfecta como abono para plantas. Solo debes cuidar que esté bien separada de otros restos, como servilletas, plásticos, etc. Las platas requieren de abono para su crecimiento. Elegir correctamente el adecuado puede resultarte difícil al principio, pero siempre puedes valerte de guías que encuentres en la biblioteca.

Otra solución ante los alimentos en buen estado es el truco de nuestras abuelas. Seguramente saboreaste una paella exquisita con las sobras de carne o pescado del día anterior. Las croquetas son otro plato típico que admite casi todos los ingredientes, especialmente los proteicos. En caso de que te sobre verdura, existen muchas opciones, como pasteles elaborados al horno, tortillas, etcétera.

Aprender a reciclar no es tan complicado, solo hay que ponerle imaginación. Por suerte, la cocina permite innovar mucho. Así que, con que te guste, ya has ganado mucho en este terreno.

El reciclaje es un deber de todos para conseguir mantener nuestro medioambiente sin tanta contaminación. Y para cuidar nuestro medioambiente, la mejor opción es seguir la norma 3R: Reciclar, reutilizar y reducir.