¿Sabes los tipos de herencias que existen en España? Aunque es un tema que suele estar rodeado de unas circunstancias dolorosas, es muy importante conocerlo. Te dará una mayor seguridad y tranquilidad cuando necesites realizar algún trámite de este tipo. Hoy analizamos todos los tipos de testamentos que podemos encontrar en nuestra legislación. y recuerda que en nuestro centro podrás encontrar el Máster en Derecho Sucesorio y Caudales Hereditarios.

¿Qué es una herencia?

En términos jurídicos, heredar significa la transmisión de bienes de un fallecido a sus herederos. Estos, que pueden ser personas físicas y jurídicas, tendrán derecho a poseer los bienes total o parcialmente en función de las regulaciones vigentes en Derecho de sucesiones.

De acuerdo con el Código Civil español, las herencias se deben dividir en tres partes iguales: legítima, mejora y libre disposición. A continuación, te explicamos brevemente en qué consiste cada una de ellas.

La legítima

Un tercio del total de los bienes a heredase fracciona en partes iguales entre sus descendientes directos o herederos forzosos. Esta parte queda blindada por el Código Civil, por lo que el testador no puede imponer ninguna modificación sobre su reparto. La única manera de eximir al heredero forzoso de la legítima es desheredándolo bajo alguna causa señalada por el Código Civil.

Es muy importante que tengas en cuenta las particularidades regionales que existen en las regulaciones de la legítima. En Aragón, por ejemplo, se establece a través del Código del Derecho Foral que constituye la mitad de todos los bienes a heredar. En Galicia y Cataluña se reduce a un cuarto del caudal hereditario.

La mejora

Es un tercio de la legítima hereditaria que puede ser repartido de acuerdo con las últimas voluntades del fallecido. Esta parte suele ser usada por este para mejorar la porción de la herencia de los herederos directos (hijos) o nietos. No necesariamente tiene que ser repartida en partes iguales y no puede ser utilizada a favor de personas extrañas.

Si no existe testamento, este tercio es sumado a la legítima para ser distribuido entre los herederos a partes iguales.

Libre disposición

Es la parte de la herencia repartida con total libertad por parte del fallecido. Incluso puede pasar sus bienes a cualquier persona fuera de la familia. Aquí juega un papel esencial el testamento.

Sin testamento, se aplica el sistema de la legítima para todo el reparto. Ten en cuenta que una persona tiene la posibilidad de hacer tantos testamentos como quiera. Una vez fallecido, el único válido es el último que haya efectuado.

Tipos de testamentos

Aparte de varios tipos de herencias, también existen tres clases diferentes de testamento. El ológrafo es aquel que escribe el testador pero que no ha sido legalizado por ningún notario. Generalmente, los familiares desconocen su existencia. Para que tenga valor, ha de cumplir una serie de requisitos. Por ejemplo, que todas las páginas estén firmadas y que se encuentre en un sobre perfectamente cerrado.

El tipo de testamento más común es el abierto. Es el documento con las últimas voluntades presentado ante notario. Normalmente, los herederos ya conocen su contenido.

Por último, también existe el testamento cerrado. Es aquel que los testados entregan en un sobre cerrado al notario manteniendo su contenido en secreto hasta su fallecimiento.

¿Qué tipos de herencias existen en España?

Teniendo en cuenta todo lo anterior, podemos hablar de dos tipos de herencias: testamentarias e intestadas.

Herencia testamentaria o testada

Se refiere al proceso hereditario en el que el fallecido ha dejado sus últimas voluntades plasmadas en un testamento. Será el documento base para la repartición de los bienes, aunque recuerda que siempre han de respetarse los límites legales, especialmente la legítima.

Por regla general, el testador hace saber a sus herederos la existencia del testamento. Si no es así, estos han de dirigirse al Registro de Actos de Última Voluntad. Allí podrán comprobar si el familiar fallecido ha dejado testamento.

Se puede realizar a través de un acuerdo entre los herederos o con la firma del albacea. Este es la persona asignada por el fallecido como encargada de llevar a la práctica sus deseos.

Cuando no hay albacea, toda la responsabilidad de la ejecución de la herencia recae sobre los herederos. Sin embargo, en caso de que existiera, estos tienen que estar conformes con lo dictado por el fallecido y ejecutado por el albacea. De lo contrario, deben solicitar la división judicial de los bienes.

Herencias no testamentarias o intestadas

Otro de los tipos de herencias es el conocido como herencia legal. Se refiere al proceso de reparto de los bienes cuando la persona fallecida no ha dejado testamento o este ha sido anulado. En este caso, será la ley la encargada de designar los herederos y el reparto de los bienes.

Este es el orden de prioridad que se establece:

1. Hijos y sus descendientes. Los hijos son los herederos directos. Estos recibirán los bienes del fallecido a partes iguales. En caso de que alguno de ellos hubiera fallecido, su parte pasaría a sus descendientes directos, es decir, a los nietos del difunto.

2. Ascendientes. Si el fallecido no cuenta con descendientes directos, heredarán sus padres también a partes iguales.

3. Cuando no existen descendientes directos ni ascendientes, hereda los bienes el cónyuge viudo, eso sí, siempre que no se encuentren separados legalmente. Si se trata de una pareja de hecho, solo Cataluña, Galicia, País Vasco y Baleares la consideran heredero forzoso.

4. Ante la falta de descendientes directos, ascendientes o cónyuge, los siguientes posibles herederos serán los hermanos y sobrinos del fallecido (siempre a partes iguales).

5. Tíos carnales.

6. Parientes colaterales hasta un cuarto grado de consanguinidad.

7. Si no existiera ningún familiar de todos los anteriormente mencionados, el último heredero es el Estado.

Ahora ya conoces los tipos de herencias que existen en nuestro país y los principales elementos que los determinan. El testamento y el Código Civil español deciden la asignación de los herederos y la manera en la que se repartirán los bienes. De ahí la importancia de contar con un buen asesoramiento por parte de profesionales especializados en el tema. Te ayudarán a agilizar todos los trámites y a evitar conflictos familiares.