Conoce todo acerca de lo que es un parque eólico y su funcionamiento. La energía renovable se ha convertido en la mejor alternativa para el cuidado del medio ambiente. Por eso, con el fin de que conozcas mejor sus orígenes, te introduciremos de manera breve la historia de la energía eólica. Visualiza toda su evolución a través de los siglos y hasta nuestros días, gracias a los adelantos tecnológicos y a las necesidades humanas. Además, recuerda que si quieres formarte en este ámbito, en nuestra escuela encontrarás el Máster en Energía Eólica y Parques Eólicos.

La historia de la energía eólica

La energía eólica tiene una historia muy antigua. Debemos retroceder hasta el año 5000 a. C. para encontrarnos los primeros registros escritos acerca de barcos propulsados por el viento en el Nilo.

Siglos después, en el 200 a. C. en China, hallamos molinos de viento cuya finalidad era bombear agua. En Oriente Medio, por la misma época, otros molinos se encargaban de moler granos.

En Europa, encontramos la energía eólica hasta la Edad Media. Primero en Países Bajos, para drenar lagos en el delta del río Rin. Más tarde, en el siglo XVII, vemos descritos en la literatura los famosos molinos de viento. Tenemos la suerte de encontrar estos retazos de la historia aún conservados en los campos manchegos, que tanto asociamos con el Quijote.

En el siglo XIX, esta antigua tecnología sería utilizada en Estados Unidos, específicamente en las granjas. No tardaría mucho Charles F. Brush en sacarles uso mediante una turbina eólica que generara electricidad.

A finales del siglo XIX, Poul la Cour diseña lo que será el primer molino moderno de energía eólica. De esta forma mejoraba la construcción de Brush, al eliminar parte de las palas múltiples.

Albert Betz, a inicios del siglo XX nos dispone las bases teóricas para aprovechar el viento en la producción de electricidad. En 1941, Putnam instaló una turbina de 1.25 MW, logrando que funcionase hasta mil horas seguidas. Cuatro décadas después, tras una crisis del petróleo, regresaría la conciencia del uso de esta energía como una alternativa necesaria.

Los beneficios de las energías renovables

Las energías renovables ofrecen un beneficio que puedes comprender mejor gracias al sinónimo que se usa para denominarlas; este es «energías limpias». El primer objetivo que se busca con el uso de este tipo de energía es evitar las emisiones de residuos a la atmósfera. La protección del medio ambiente, con el fin de detener el agujero creado en la capa de ozono, es imprescindible.

El ser humano de finales del siglo XX comenzó a concienciarse de la necesidad de proteger a un planeta enfermo. La contaminación se ha convertido en un serio problema que no solo afecta a la salud medioambiental. En las últimas décadas han aumentado las enfermedades respiratorias, así como varios tipos de cánceres, derivados de los contaminantes químicos.

Las energías fósiles, como el petróleo, y otras fuentes energéticas, como la nuclear o el carbón, han dañado nuestra atmósfera. Por suerte, los países más contaminantes están comenzando a tomar medidas, como el uso de la energía eólica, entre otras. Así, cada vez son más los parques eólicos que encontramos a nuestro alrededor. Seguramente te has topado con más de uno al trasladarte por carretera.

Otra de las ventajas de las energías renovables es la capacidad que le otorga al individuo para abastecerse de manera autónoma. Además, la instalación de los aparatos que la proporcionan no produce un daño en el medio ambiente. Incluso nos permiten el reciclado, con el fin de no crear nuevos desechos perjudiciales.

¿Qué es un parque eólico?

Por parque eólico se entiende un terreno en el que puedes encontrar un determinado número de generadores de energía. Estos generadores o molinos de viento están diseñados bajo influencia del pasado, pero con una técnica mejorada. Se distinguen por su elevada altura, además de que no pasan desapercibidos a nadie, por sus grandes dimensiones.

Por lo general, los parques eólicos están situados en tierras previamente estudiadas. Se suele requerir hasta un año de estudios para determinar si la zona es apropiada para la instalación de este parque. Una vez conseguidos los permisos oportunos, así como las licencias, ya sean para una iniciativa pública o privada, se lleva a cabo el proyecto.

Como tienen la finalidad de aprovechar el viento, podrás ver un parque eólico en zonas altas o cercanas al mar. El diseño de un molino con respecto a otro presenta pocas distinciones, siendo todos perfectamente adaptables a los cambios de dirección del viento.

La energía que se logra crear sirve para abastecer, en muchos casos, a poblaciones enteras, dotándolas de electricidad, al menos, parcialmente.

¿Cómo genera energía?

Los también llamados aerogeneradores concentran su poder en las aspas. Estas consiguen girar gracias a la fuerza del viento, provocando a su vez que gire el buje. Este aparato permite la óptima movilidad de las aspas, interviniendo en la longeva durabilidad del molino. A su vez, permite multiplicar el eje de movilidad, gracias también a una caja de engranajes que alcanza las 1500 vueltas por minuto.

Es imprescindible el movimiento acelerado descrito antes, ya que se transmite a un generador, encargado de transformar la energía mecánica. Esta es la que produce el viento mediante las aspas. Al llegar al generador, podemos comprobar cómo cambia a energía eléctrica.

Una vez que se ha conseguido generar esta nueva energía, se transmite automáticamente a redes previamente construidas. Estas redes se van a encargar de abastecer de electricidad a determinadas zonas o áreas.

Cuando nos referimos a un parque de energía eólica, los molinos suelen conectarse a una subestación de transformación. Esta termina conectada, igualmente, a las redes de abastecimiento de electricidad.

No siempre se logra abastecer al 100 % una zona, debido a los cambios de presión del viento. Aun así, el parque eólico permite ahorrar eficientemente, reduciendo las emisiones contaminantes a la atmósfera.

La energía eólica tiene una historia muy larga, que se remonta hasta miles de siglos atrás. Se empleó para navegar por los mares, moler granos y, ahora, para generar electricidad. El parque eólico pretende disminuir los contaminantes que afectan el medio ambiente y es, sencillamente, la energía del futuro.