Seguro que si hablamos de robots te imaginas el típico androide articulado con forma humanoide y carcasa blanca y azul. Sin embargo, un robot es, según la RAE, un ingenio programable capaz de manipula objetos y realizar diversas operaciones. Por ello, sus formas y funciones son muy variadas. En este artículo repasamos los robots domésticos y sus funciones. Además, recuerda que con nosotros podrás estudiar en este sector. Descubre nuestro Máster en Robótica + Master en Automatismos Industriales.

Robots domésticos: un repaso a su historia

Como ya sabéis si sois asiduos a nuestro blog, existen muchos tipos de robots que se pueden clasificar según sus funciones. Los hay militares, los hay médicos y los hay de servicios, entre otras opciones. Los robots domésticos son considerados los como robots de servicio.

Usados principalmente para tareas en entornos no controlados, los robots domésticos suelen ser dispositivos móviles, generalmente autónomos, que se controlan a través de ordenadores, apps u otros softwares. Dentro de los robots de servicios podemos encontrar diferentes subtipos: los de exploración, los de investigación y los domésticos.

Por un lado, los robots de exploración, que suelen usarse para el rastreo  (robots aéreos, robots submarinos, automatismos oruga…); los robots de investigación, que se usan en entornos científicos y laboratorios, y los robots domésticos se usan para tareas rutinarias del hogar.

El robot de servicios: el más deseado

Es obvio y conocido por todos que la revolución industrial, la automatización, el avance de Henry Ford y las automatizaciones en cadena han revolucionado nuestra industria. Sin embargo, podemos hablar de los robots domésticos como una de las piedras filosofales desde hace años. Tanto es así que su concepto aparece ya sobre el año 300 a.C., época de Aristóteles en la que ya se hacía referencia a la automatización.

Lo cierto es que el concepto del robot doméstico pasó por manos tan famosas como las de Da Vinci, pero no fue hasta la década de 1930 en la que apareció el primer robot de servicio. Lo hizo en Japón, país en el que se presentó el primer robot sin fines industriales el 1932: Lilliput.

Lilliput fue un robot de juguete japonés que sorprendió a todo el mundo por su finalidad recreativa y su capacidad de “caminar”. Hecho de hojalata y de unos 15 cm de alto, este artilugio consiguió un importante hito sin, ni si quiera, perseguirlo: el nacimiento de los robots domésticos.

Un repaso a los mejores robots domésticos

¿Quién no conoce el ya extendidísimo robot de limpieza que barre e incluso limpia el suelo de nuestras casas? Los robots domésticos ya no son ciencia ficción, ni ideas futuristas. Están aquí, en nuestros hogares, y han llegado para quedarse. ¿Cuáles existen?

    • El robot aspirador

De formas diferentes, altos, bajos, plateados, negros y blancos. Los robots domésticos quizás más famosos de la actualidad son los aspiradores. Protagonistas por cargarlos y “soltarlos” por nuestros hogares para que se ocupen de barrer el polvo, el robot aspirador es capaz de capturar alérgenos respetando cualquier tipo de suelo. Además, la inteligencia artificial nos permite programarlos y controlarlos desde nuestros teléfonos. Un avance que nos hace la vida mucho más fácil.

    • Cocina automática

¿Recuerdas el maravilloso guiso que preparaba tu abuelita? Ahora puedes hacerlo sin invertir ni la mitad de tiempo que requiere. Apaga los fogones y enciende el robot de cocina. De precios variados y funciones distintas, estos son otros de los robots domésticos más queridos por todos. Sigue la receta paso a paso, añade los ingredientes, programa y ¡a comer!

    • Jardín robotizado

Si vives en una casa con jardín, olvídate de cortar el césped manualmente. Ahora, con los robots cortacésped lo tienes más fácil que nunca. Autonomías largas, capacidad de subir pendientes y la superficie que quieras.

    • ¡Todo bajo control!

Hay aparatos que son robots domésticos y que incluso pueden pasarnos por alto. Es el caso de las cámaras de vigilancia. Ahora con una inteligencia artificial antes impensable, estos objetos vigilan nuestro hogar 24 horas por nosotros. Hay cámaras de seguridad con sensor de movimiento, otras que vigilan ininterrumpidamente, otras de infrarrojos… Elige la que quieras y contrólala a través de tu teléfono móvil.

  • Robots de iluminación

Los robots domésticos son famosos por sus instalaciones domóticas. Gracias a las diferentes opciones domóticas, podemos tener sistemas de iluminación automática, sistemas que suban y bajen las persianas automáticamente o bombillas que se encienden desde el móvil.

  • Robots domésticos para el confort

Si buscas un robot de servicio que convierta tu casa en un lugar confortable y apacible, lo que buscas son los termostatos inteligentes, que permiten regular la temperatura de tu casa automáticamente. Además, con el termostato inteligente, ahorrarás en tus facturas.

  • Música y otras tareas

No nos podíamos olvidar de los famosos robots domésticos que nos hacen de asistentes. Por ejemplo, podemos “hablar” con ellos para que nos reproduzcan nuestra lista de música favorita o para que revisen la previsión meteorológica de mañana. ¡Incluso podemos encargarle compras, recados o que nos despierte a las 8 de la mañana siguiente con la cadena de radio que prefiramos!