Las casas inteligentes ya son una realidad. Gracias a las instalaciones domóticas, nuestros hogares se han convertido en espacios que podemos configurar según nuestras necesidades. La nueva era de las viviendas pasa por la automatización y la programación. Si quieres formarte en un sector de futuro, pide información ahora de nuestro Curso Autómatas Programables.

Sigue leyendo y conocerás los fundamentos de una casa inteligente. Hablaremos de los tipos de instalaciones que existen para crear viviendas automatizadas y de como la domótica puede hacernos la vida más fácil y práctica.

Clases de instalaciones domóticas

Los sistemas tecnológicos que sirven para tener un control inteligente de una casa, sin tener necesidad de estar dentro, son lo que conocemos como instalaciones domóticas. Estas instalaciones permiten la automatización de diferentes equipos domésticos. Así como su programación y comunicación a tiempo real.

Sistema cableado

Es la instalación más fiable y eficaz ya que los datos se transmiten rápidamente y sin interferencias. Las instalaciones domóticas de cable único son las que ofrecen más ventajas. Al usar un sistema de cables dedicados, son mucho más rápidas, seguras y estables. No hay interrupciones de señal. Se trata de una instalación fiable y de alta calidad. Se recomiendan sobretodo para sistemas complejos o con necesidad de transmitir grandes cantidades de información. Todas estas virtudes se ven reflejadas en el coste, su precio es más alto ya que suele necesitar obras para integrar el cableado correctamente en la vivienda.

No obstante existe también el denominado powerline. Una instalación que envía la señal a través del cable de otros equipos. Es mucho menos eficaz por su inestabilidad en la retransmisión de los datos. Los sistemas de cable compartido tan solo se deben utilizar para cantidades de información bajas y poco importantes.

Sistema inalámbrico

Las instalaciones domóticas inalámbricas no necesitan cables para transmitir la información. Los datos se transfieren a través de ondas de radiofrecuencia mediante aparatos emisores y receptores. Su instalación es mucho más fácil que la del cableado aunque hay que revisar las baterías de los equipos de emisión y recepción. El inconveniente más importante es que la retransmisión de datos puede sufrir interrupciones de otras señales que se encuentren cerca.

Instalaciones domóticas mixtas

Esta opción consiste en combinar ambos sistemas para obtener lo mejor de cada uno y poder adaptarse a las necesidades específicas del cliente. Los sistemas mixtos son instalaciones mucho más complejas y se suelen implementar en sistemas de domótica que mueven grandes cantidades de datos y requieren muchas funciones. El intercambio de información se hace a través de pasarelas de comunicación especializadas que pueden funcionar con cable o con radiofrecuencia.

 

¿Qué puede hacer por ti una casa inteligente?

El ritmo de vida y las necesidades actuales de la sociedad han hecho incrementar el número de viviendas inteligentes. Es cierto que cada vez se construyen más casas inteligentes pero implementar un sistema domótico general a toda una vivienda no es, a primera estancia, un servicio barato. Aunque, por otro lado, la fuerte demanda ha contribuido a equilibrar precios, así que la mayoría de gente puede implementar funciones domóticas concretas en sus hogares.

Las casas dotadas con instalaciones domóticas cubren tres aspectos principales: Seguridad, eficiencia y comodidad. Las funciones más relevantes de las instalaciones domóticas giran entorno a estros tres aspectos.

Los usos más comunes de estos sistemas son:

  • Ascensores y elevadores
  • Control de persianas y toldos
  • Climatización
  • Detección de incendios, humos y fugas
  • Detección de presencias
  • Iluminación
  • Sistemas de riego
  • Sistemas de acceso

Seguridad

Los sistemas de gestión del hogar más extendidos suelen ser los de seguridad. Las alarmas normalmente se instalan con varios sensores de presencia para captar la información de distintos perímetros de la vivienda. Además, actualmente, podemos activar y desactivar la alarma desde: pantallas táctiles, mandos a distancia, o incluso, desde nuestro móvil. Los sistemas más complejos incluyen también red de cámaras de seguridad que bien pueden gravar constantemente, o en cuanto detectan alguna presencia. Todos estos parámetros son programables para adaptarse a las necesidades tanto del usuario como del entorno.

A parte de la seguridad contra robos del hogar, las instalaciones domóticas también protegen las viviendas y sus habitantes de riesgos como incendios o fugas de gas. Los detectores de humo, de gas y de fuego son los más utilizados tanto a nivel doméstico como en negocios y empresas.

Eficiencia

El segundo aspecto más valorado a la hora de instalar sistemas domóticos en los hogares es la eficiencia. Si bien, el objetivo principal es el ahorro energético, se trata más bien de unos beneficios a largo plazo. Gracias a la automatización de persianas, toldos, sistemas de climatización y de riego, la casa inteligente actúa para no desperdiciar electricidad, agua y gas.

Componentes de los sistemas domóticos

Toda instalación domótica está compuesta de distintos elementos, conectados entre ellos, que hacen posible el funcionamiento autónomo de la vivienda.

Central

Es como el cerebro de la instalación. Se encarga de procesar todos los datos que le llegan de los sensores, analiza la información y da las órdenes pertinentes a los actuadores.

Soportes comunicativos

Son los equipos que permiten conectarse remotamente al sistema y gestionarlo. Por ejemplo: pantallas táctiles, dispositivos móviles, etc.

Sensores

Se encargan de captar la información del entorno y la del propio sistema y enviarla a la central para que la gestione. Entre los distintos sensores, los más utilizados suelen ser:

  • Sensores de presencia, temperatura, humedad o luz
  • Termostatos
  • Sondas
  • Detectores de humo, gas o fuego

Actuadores

Son los dispositivos ejecutores. Reciben las órdenes de la central y ejecutan las acciones programadas para cada situación. Por ejemplo: cortar el agua, cerrar puertas, activar la alarma, etc.

 

Las casas del futuro

¿Hacia dónde van las nuevas construcciones? Los tres conceptos de los que hemos hablado anteriormente: seguridad, eficiencia y comodidad, son los pilares de las casas del futuro. Gracias a los nuevos materiales y a las nuevas tecnologías, pronto todas las construcciones serán capaces de proteger tanto a los espacios como a los habitantes. Serán unidades eficaces en ahorro de energías y suministros y, se gestionarán de forma fácil y práctica.

Con un dispositivo de comunicación podremos programar tareas concretas, activar y desactivar electrodomésticos, visualizar el interior de las estancias, etc. Tendremos el control absoluto de nuestro hogar en una sola mano.

 

 

 

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies