91 005 91 27

Dentro de los distintos modelos de desarrollo personal, el GROW coaching destaca por su simplicidad y efectividad. Esta metodología es, hoy en día, una de las más utilizadas por coaches de todo el mundo. ¿Quieres saber por qué? Su estructura clara y su enfoque en los resultados la ponen en el punto de mira: ¡conoce cómo aplicarla a continuación!

¿Qué es el modelo GROW coaching?

El modelo GROW coaching es una estructura que ayuda a los individuos a clarificar sus objetivos, explorar su realidad actual, identificar opciones y diseñar un plan de acción. Quién creó el modelo GROW fueron Graham Alexander, Alan Fine y John Whitmore, en 1980.

Veamos qué significan las siglas de GROW:

  1. Goal (meta). En esta fase, se define lo que la persona quiere alcanzar. Las metas deben ser específicas, medibles, alcanzables, relevantes y con un marco temporal definido (SMART por sus siglas en inglés). Una buena definición de la meta proporciona un punto de referencia claro para medir el progreso y el éxito.
  2. Reality (realidad). Esta etapa implica una exploración honesta y detallada de la situación actual de la persona. Se analizan sus circunstancias, los recursos disponibles, las fortalezas y sus debilidades. También se consideran los obstáculos que pueden estar impidiendo el logro de la meta. Es esencial que el coachee tenga una visión clara y realista de su punto de partida.
  3. Options (opciones). Aquí se generan y evalúan posibles estrategias y caminos para alcanzar la meta. El coach facilita un proceso de brainstorming para que el coachee pueda considerar múltiples enfoques y elegir las opciones más viables. La creatividad y la apertura son clave en esta etapa para descubrir soluciones innovadoras y efectivas.
  4. Will (voluntad). En la fase final, se convierte el plan de acción. Se establece un compromiso firme con las acciones específicas que se van a tomar, se asignan plazos y se define cómo se medirá el progreso. La motivación y la responsabilidad son cruciales para asegurar que el coachee siga adelante con sus planes y supere cualquier obstáculo que surja en el camino.

No te pierdas: Cuáles son las diferencias entre coaching y mentoring.

¿Para qué sirve el GROW coaching?

El modelo GROW se utiliza en una amplia variedad de contextos, tanto en el ámbito personal como en el profesional. Eso se debe a que los beneficios del método GROW en coaching son amplios y permiten abordar muchas áreas. Veámoslas:

  • Clarificación de objetivos. Una de las mayores ventajas del modelo GROW es que ayuda a las personas a definir lo que quieren lograr. Deben ser específicos y formular metas claras y alcanzables.
  • Desarrollo de autoconciencia. Deben analizar la realidad actual para fomentar el autoconocimiento. De esta manera, conocen sus fortalezas, debilidades, recursos y obstáculos para tomar cartas en el asunto.
  • Generación de soluciones creativas. Esta etapa anima a los coaches a pensar de manera creativa, explorando y encontrando descubrimientos inesperados y soluciones más efectivas.
  • Fomento de la responsabilidad y compromiso. Se comprometen a llevar a cabo acciones específicas. Este compromiso, combinado con la claridad de las metas y la comprensión de la realidad, fomenta un sentido de responsabilidad que impulsa a los coachees a actuar y seguir adelante con sus planes.
  • Mejora del rendimiento y la productividad. El modelo GROW se utiliza a menudo para mejorar el rendimiento y la productividad de los empleados. Establece metas claras, analiza la situación actual, genera opciones y se compromete con acciones concretas: todo lo que permite a un empleado trabajar de manera más efectiva.
  • Desarrollo del liderazgo. Al aplicar esta metodología en sesiones de coaching con sus empleados, los líderes pueden ayudar a sus equipos a clarificar metas, superar obstáculos y desarrollar soluciones efectivas, lo que mejora el desempeño general del equipo.

Así, los objetivos del GROW coaching son fomentar el autoconocimiento y lograr metas concretas en cualquier aspecto que la persona desee mejorar. Desde el ámbito personal hasta logros profesionales, esta metodología permite la obtención de resultados en multitud de disciplinas, sectores y objetivos.

Existen diversos tipos de coaching. ¿Los conoces todos?

Cómo aplicar el modelo GROW en coaching

Se puede aplicar el modelo GROW en coaching con tan sólo 4 pasos, que corresponden a las siglas de esta metodología. Veámoslo:

Establecer la meta

Es el primer paso. Para ello, el coach puede hacer preguntas enfocadas hacia la obtención de una meta tangible. Algunas de las más destacadas incluyen:

  • ¿Qué quieres lograr al final de esta sesión?
  • ¿Cuál es tu objetivo a largo plazo?
  • ¿Cómo sabrás que has alcanzado tu meta?
  • ¿Por qué es importante para ti esta meta?

La meta en cuestión debe ser específica, medible, alcanzable, relevante y con un marco temporal definido. En lugar de marcarse una meta como “quiero aumentar mi productividad”, una meta enfocada y de acuerdo con el método GROW sería “quiero aumentar mi productividad en un 20% en los próximos tres meses reduciendo las distracciones en mi entorno de trabajo”.

Explorar la realidad

¿Dónde se encuentra la persona en relación con su meta? ¿Qué ha hecho hasta ahora? ¿De qué recursos dispone? Estas son las preguntas que debemos formularnos en esta segunda etapa del proceso. El objetivo es obtener una visión realista acerca de la situación actual, algo básico para desarrollar un plan efectivo hacia la consecución de las metas.

Generar opciones

El coach y el coachee trabajan juntos para generar una variedad de opciones y estrategias para lograr su objetivo. Es importante fomentar la creatividad y la apertura, lo que permite explorar muchas opciones diferentes. Identificar distintas opciones, alternativas o planes que han seguido otras personas en situaciones similares puede ser de utilidad.

El objetivo es generar una lista amplia de opciones y luego evaluar cada una para seleccionar las que sean más viables y efectivas. Esta fase es crucial para asegurar que el coachee tenga varias estrategias posibles y no se quede atrapado en una única forma de pensar.

Definir el plan de acción

Esta es la última fase. Aquí es dónde se transforman las opciones en un plan concreto, comprometiéndose con cada una de las acciones específicas para avanzar hacia la meta. Estas son algunas preguntas que ayudan a definirlo:

  • ¿Qué acciones específicas vas a tomar?
  • ¿Cuándo vas a comenzar?
  • ¿Qué recursos necesitas para llevar a cabo estas acciones?
  • ¿Cómo medirás tu progreso?
  • ¿Qué obstáculos podrías encontrar y cómo los superarás?

Este plan debe ser detallado y tener plazos claros. Además, es importante que el coachee se sienta motivado y comprometido, además de realizar un seguimiento regular para asegurar que se mantiene en el camino correcto.

La rueda de la vida es un ejercicio de coaching para fomentar el autoconocimiento y trabajar la automejora. Conoce qué es y cómo aplicarla con éxito

Ejemplos del método GROW

Veamos con mayor claridad cómo aplicar el método GROW con ejemplos, tanto en el ámbito profesional como en el área personal.

Ejemplo de método GROW profesional

Así aplicamos el método GROW en el área profesional:

  • Meta: María, gerente de proyectos, quiere mejorar sus habilidades de liderazgo para manejar equipos más grandes y asumir mayores responsabilidades.
  • Realidad: Actualmente, maneja un equipo pequeño y ha recibido feedback de que necesita mejorar su comunicación y delegación de tareas. Se siente insegura sobre cómo liderar equipos más grandes y gestionar conflictos.
  • Opciones: Puede tomar un curso de liderazgo y gestión de equipos, buscar un mentor dentro de la empresa, practicar técnicas de comunicación efectiva y delegación con su actual equipo o participar en grupos de networking y liderazgo.
  • Plan de acción: María se inscribirá en un curso que comienza el próximo mes y pedirá a su supervisor que la empareje con un mentor. Empezará a implementar técnicas de delegación que aprenda en el curso y asistirá en un evento de networking.

Ejemplo de método GROW personal

En el siguiente caso, tomamos a una persona que quiere trabajar en su desarrollo y bienestar personal. Este es el ejemplo de método GROW personal:

  • Meta: Laura quiere sentirse mejor consigo misma, mejorar su autoestima y bienestar emocional.
  • Realidad: Actualmente, se siente insatisfecha con su vida personal. Ha notado que a menudo se compara con los demás y se siente inferior. Tiene hábitos poco saludables, como una dieta inadecuada y falta de ejercicio, que contribuyen a su malestar.
  • Opciones: Practicar actividades de satisfacción personal, como pintar y leer, con las que disfrute. También debe empezar a hacer ejercicio de forma regular, adoptar hábitos alimenticios más saludables, practicar meditación y trabajar su autoestima y autoconcepto en terapia.
  • Plan de acción: Empezar a pintar una vez a la semana y leer un libro cada mes. Laura se compromete a caminar 30 minutos todos los días por la mañana y cambiar su desayuno incorporando frutas y cereales integrales. Cada noche, antes de dormir, practicará una meditación guiada durante 10 minutos. Finalmente, buscará un terapeuta y agendará su primera cita lo antes posible.

¿Quieres saber más? ¡Consulta el postgrado experto en coaching profesional y personal y conviértete en un experto! Aprende las mejores estrategias para potenciar tus habilidad y elevar tu trayectoria hasta el siguiente nivel.

Postgrado experto en Coaching Profesional y Personal