Seguro que últimamente has oído a hablar sobre el gran trabajo de algunos coach. Lo cierto es que estos profesionales pueden actuar en muchos ámbitos y ser muy útiles. Y uno de estos es el del coaching nutricional. ¿Te has planteado alguna vez contactar con uno? ¿Crees que tienes madera de coach especializado en nutrición? Entonces no te pierdas nuestro Coaching Nutricional Curso, en el te capacitarás para convertirte en un profesional del sector.

Y sigue leyendo, porque te traemos un repaso completo de lo que esta figura puede aportar a tu vida. ¿Te vienes? ¡Vamos allá!

Las bases del coaching

Coach es una palabra inglesa que significa entrenador. El origen de la palabra se encuentra en el sector deportivo, sin embargo, ya hemos comentado que se puede aplicar a varios ámbitos. Y los motivos son muy sencillos. Un coach es alguien que crea las condiciones ideales para que sus clientes puedan crecer y evolucionar con sus propios recursos. Una meta posible en muchos sentidos.

Por eso, esta disciplina puede ser aplicada en un gran abanico de situaciones. Sin embargo, para poder determinar si un proceso se basa en el coaching, debes fijarte en algunas características:

– El coach es capaz de identificar y concretar las conductas que precisan ser mejoradas. Además, tiene la capacidad de potenciar las habilidades del cliente.

– Se produce una interacción fluida en la que, mediante preguntas y respuestas, se producen los avances.

– Existe respeto por ambas partes.

– Se comparte la responsabilidad y hay un compromiso mutuo.

– Se respetan también los tiempos necesarios para que se produzca el cambio.

¿En qué se diferencia de una consulta nutricional normal?

Cuando alguien necesita ayuda con su alimentación, una de las primeras opciones que se plantea es la de contactar con un dietista. Sin embargo, un nutricionista puede no desempañar su trabajo de acuerdo con las anteriores premisas, lo que le diferencia claramente del coaching nutricional. Es decir, en una consulta nutricional normal se pueden detectar ciertas necesidades nutricionales y diseñar un plan a seguir. Te lo dará, lo sigues o no lo sigues, y ya está. El dietista-nutricionista posee un saber técnico insustituible, es capaz valorar tu estado nutricional y diseñar una pauta de alimentación adecuada. Pero, sin el enfoque del coach, no te dará herramientas para que puedas cumplirla o seguirla hasta la meta.

Cómo trabaja un coach nutricional profesional

Un coach nutricional profesional debe estar formado en dietética y nutrición. Lo que puedes esperar de él es lo siguiente:

– Te ayudará a identificar y vencer tus resistencias y obstáculos.

– Favorecerá la creación de un entorno adecuado para conseguir cambios en tu alimentación.

– Te orientará a adoptar una actitud y una determinación necesaria para hacer efectivos los cambios.

– Trabaja más allá del plan dietético. Esto se traduce en varios aspectos: potenciar la motivación; trabajar la relación con la alimentación y las emociones que surgen en ella; estudiar el entorno personal; se potencia la práctica de ejercicio físico. Todo esto es un proceso personalizado. Por ejemplo, no te dirá: “ahí tienes el menú y recuerda caminar media hora al día”. Eso ya lo sabes y si no eres capaz de hacerlo solo, es que necesitas la intervención de un coach.

– Te hace protagonista absoluto de tu proceso. Esto implica que seas capaz de responsabilizarte de tu plan. Debes tener claros los objetivos, los obstáculos, tus limitaciones y tus habilidades y trabajar motivado.

Obstáculos en un tratamiento dietético

Los más usuales probablemente los imaginarás. Son dos y consisten en no saber qué necesidades se tienen ni cómo cubrirlas una vez detectadas. Sin embargo, para eso puedes contar con la intervención del dietista-nutricionista. Veamos otros obstáculos que puedes encontrar:

– Tener falta de motivación.

– Experimentar dificultad para marcarte objetivos.

– Tener problemas para concentrarte en los objetivos ya marcados.

– Mantener una relación insana con la comida. Esto puede que te suene: hace referencia a los atracones emocionales, a la comida como premio y como sustituto de otras cosas.

– Seguir un estilo de vida poco saludable.

– Vivir en un entorno tóxico. Un ejemplo de ello podría ser dejarte influir por familia, pareja o amigos con hábitos alimenticios poco recomendables.

– No contar con apoyo. Este punto está directamente relacionado con el anterior.

– No tener suficiente autocontrol.

Superar los obstáculos con el coaching nutricional

Como ya hemos visto, no todo es tan fácil como analizar necesidades nutricionales y diseñar una dieta. Los obstáculos que pueden presentarse en estos casos no son fáciles de superar por uno mismo. Aquí aparece el poder del coach nutricional. ¿Cómo te ayuda?

– El profesional de este método se va a centrar en ti como cliente con un gran potencial. No se va a centrar en tus objetivos, pues esa es tu labor. Él se encargará de guiarte hacia ellos.

– Con sus sesiones te redescubrirás y aprenderás por ti mismo.

– Con su ayuda te orientarás desde el presente hacia el futuro, para ir construyendo tu nueva realidad.

– Mejorarás en tu determinación y aprenderás a vencer tus obstáculos.

– Al tener tus primeros avances mejorará mucho tu motivación. En cualquier caso, el coach trabajará para mantener tu motivación intacta.

– Aprenderás a identificar tus emociones y a lidiar con ellas de una manera sana.

– Encontrarás la manera de aunar la consecución de tus objetivos y mantener tu vida normal. Por ejemplo, salir a cenar y elegir lo que te conviene sin dejarte llevar por los demás.

Como ves, hay toda una serie de conceptos que es importante tener claros en este tema. Tanto si necesitas ayuda en el área nutricional como si te apasiona y quieres ser tú quien ayude debes diferenciarlos. Te recordamos que lo principal es diferenciar la labor del dietista-nutricionista de la del coaching nutricional. Dos figuras que, aunque pueden ir separadas, juntas tienen un magnetismo ideal.

Ahora ya sabes lo que puedes esperar del coaching nutricional y lo que no. No todas las personas necesitan un coach, pero sí más de las que imaginas. Tener un guía para sacar lo mejor de uno mismo y conseguir los objetivos marcados es algo muy valioso. Además de conseguir los objetivos marcados en el proceso, al finalizar habrás adquirido habilidades útiles para nuevas situaciones. ¿Te imaginas lo que puede ser conseguir esto en tu vida? ¿Y ayudar a los demás a que lo consigan? Sin duda, este método marca la diferencia.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies