Desde hace ya varios años, la tendencia de la depilación masculina va en aumento. En muchas ocasiones se realiza por cuestiones estéticas. Sin embargo, también existen otras razones. Las razones prácticas (evitar el calor, picor o sudor) son unas de ellas. Afinando un poco más, en la práctica de algunos deportes es común eliminar el vello de las zonas más incómodas. Incluso, en algunos como la natación, el eliminar el vello puede suponer una ventaja para la práctica. ¿Te estás planteando probarla y tienes dudas? Te las despejamos aquí. ¡Ah! Y no te olvides de matricularte en nuestro curso depilación láser.

¿Por qué depilarse?

No todos los hombres tienen los mismos gustos estéticos o necesidades. Tampoco tienen la misma cantidad de vello o del mismo grosor. Por ello, como te adelantábamos, hay diferentes razones para decidirse a depilarse. Vamos a conocerlas un poco mejor:

– Estética. Realmente, al haber evolucionado el canon de belleza masculino, muchos hombres no se sienten atractivos con demasiado vello. Sería similar a algunas de las razones que pueden mover a las mujeres a depilarse.

– Comodidad. Es aplicable a cualquier hombre que desee estar libre del vello, pero, especialmente, en deportistas. Muchas veces el vello se engancha en la ropa técnica para el deporte, causando molestias o dolores.

– Para evitar malos olores. El exceso de vello hace que se sude más y se produzcan más olores corporales, lo cual es molesto. En circunstancias normales, cuando llegan los meses calurosos, se hace notar. En el caso de los deportistas, lo acusan más.

– Higiene y salud. No nos referimos a la higiene habitual, en la cual no interfiere tener o no vello. Nos referimos a los deportistas en cuyas prácticas pueden hacerse roces o heridas. El vello dificulta limpiar y curar las heridas para mantenerlas bien desinfectadas.

Algunas otras razones que motivan a los deportistas son: la de ganar alguna milésima en su marca, al reducir la fricción y la de facilitar los masajes. No solo es más sencillo recibir masajes sin vello, sino que, además, las cremas penetran mejor.

Como ves, hay varias ventajas que pueden motivar a más de uno a decidirse por la depilación masculina.

¿Cómo se realiza la depilación masculina?

Eliminar el vello puede ser muy sencillo y hay muchos métodos de depilación masculina.

Rasurado

La más utilizada no es realmente una depilación, sino un rasurado. Es habitual que los hombres recurran en primer lugar a este método, pues está más a su alcance que otros. Al fin y al cabo, ya tienen experiencia en el rasurado al afeitarse usualmente. Lo normal es que se pruebe con la cuchilla y la espuma que se tiene en casa. Más adelante, se da el paso de comprar maquinillas específicas para la depilación corporal.

Cremas depilatorias

Se trata de un método sencillo de usar y fácil de adquirir en supermercados. Es rápido e indoloro y no suele irritar la piel si se siguen las instrucciones. Su desventaja es que corta el vello, por lo que crece rápidamente.

Bandas de cera fría

Estas son muy fáciles de aplicar y muy accesibles, pues las venden en cualquier supermercado. Existen algunas especiales para el vello más grueso que suelen tener los hombres. La desventaja es que, aunque se aplican fácilmente, se requiere cierta maña para retirarlas bien. Pueden quedar restos de cera o no arrancar bien el vello. Incluso, si no se tira correctamente de la banda, se puede dañar la piel.

Cera caliente

Este método suele ser realizado en centros de estética. Calentar grandes cantidades de cera y mantener una temperatura constante precisa material específico que no solemos tener en casa. Además, aplicarla y retirarla requiere más pericia que el caso anterior. Lo ideal es, entonces, que acudas a un centro donde te aseguren un resultado profesional. Además, ahorrarás tiempo.

Fotodepilación o depilación láser

Este método se ha popularizado mucho en los últimos años como habrás podido observar. Las razones son muchas: es muy cómodo, sencillo, menos doloroso que la cera y más duradero. De hecho, la mayoría del vello desaparece para siempre. El dolor que se siente es bastante ligero, siendo simplemente una molestia para algunas personas. Sin duda, pese a que el desembolso es mayor que rasurarse, los beneficios hacen que merezca la pena. Puedes elegir entre láser o luz pulsada (IPL).

Qué zonas depilar

Esta cuestión es puramente personal y no debes dejarte influir. No dejes que nadie te diga qué depilar o no depilar, salvo que sea un especialista y te prevenga de hacerte daño. Según tus razones y objetivos, elegirás un método y unas zonas. Puede que quieras rasurarte o depilarte completamente por estética o por la práctica deportiva. También puede que te encante tu cuerpo tal y como es, pero necesites recortar un poco el vello para no pasar calor y sudar menos.

Si no lo tienes muy claro, puedes probar la primera vez con una cuchilla o máquina de cortar pelo. Con mucho cuidado, inténtalo y observa cómo quedarías. No te recomendamos usar métodos de depilación definitiva sin saber si te gustaría el resultado. Siempre es mejor comprobarlo antes. Esperamos que esta información os haya sido de ayuda.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies