Las Nuevas Tecnologías y los avances en Inteligencia Artificial han permitido que estemos asistiendo a una etapa de desarrollo e innovación de grandes dimensiones. Una de las parcelas que se ven beneficiadas es la que engloba a los automatismos industriales. ¿Te apasiona este ámbito? No te pierdas nuestro Máster Automatización Industrial. Y sigue con nosotros, te contamos todo sobre la automatización en la industria.

Los logros están siendo tan rápidos y significativos que están permitiendo a las empresas la implementación de procedimientos productivos más eficaces, seguros, fiables y competitivos.

Qué se considera automatismos industriales

Si hablamos de automatismos industriales es absolutamente indispensable definir qué es la automatización. Es una técnica mediante la cual se faculta tecnológicamente a una máquina o a un sistema.

Deben poseer la habilidad de ejecutar ciertas actividades por sí mismos. El proceso se realiza sin intervención humana. Tampoco se precisa ningún tipo de supervisión para que el autómata desarrolle su competencia de manera correcta.

En su explicación más básica, según aparece en el libro Automatismos Industriales, del profesor Juan Díaz, “se denomina automatismo al circuito que es capaz de realizar secuencias lógicas sin la intervención del hombre”.

Los tipos de automatismos industriales

Para realizar la segmentación en este campo, debemos atenernos a la tipología de la tecnología que se emplea. En lo que se refiere a automatismos industriales, debemos diferenciar entre los cableados y los programados.

– Automatismos cableados. El funcionamiento viene definido a través de una conexión racional llevada a cabo a través del uso de cables. Ellos son los encargados de crear un circuito que anexiona todos los elementos y permite la participación de los distintos componentes del sistema.

– Automatismos programados. En este caso, más avanzado, es un programa informático el encargado de llevar a cabo la función productiva. Para ello, el software es capaz de procesar la información transmitida por los diversos componentes. Estos elementos están conectados a un dispositivo electrónico y su memoria es la encargada de almacenar los datos para su procesamiento.

Evolución de la automatización

Los procesos automatizados de la actualidad no pueden negar que tienen sus orígenes en los antiguos autómatas. Fueron concebidos como máquinas con una única: emular el aspecto y la forma de moverse de un ser vivo y animado, sin más pretensiones.

Hay que esperar hasta mediados del siglo pasado, para toparnos con un cambio radical en la concepción del automatismo. Llega de la mano de la empresa de automóviles Ford, inventora de la cadena de montaje.

Poco antes de 1950, S. Halder, ejecutivo de la compañía, hace suyo el término “automatización”. Para él, este proceso ha de ser acogido bajo una concepción global. La razón primordial es que tendrá que abarcar a todos los bocetos y modelos realizados. El fin principal será conseguir que todo el sistema de producción se vea automatizado.

El éxito es tan grande que pronto será implementado todos los sectores industriales, traspasando las fronteras estadounidenses. El resultado final conduce hacia la concepción de automatización que impera en la actualidad.

Objetivos de los automatismos industriales

El procedimiento es implementado para conseguir solucionar trabas de carácter técnico, económico o humano. Entre estos objetivos destacan:

– La intención de evitar que el hombre deba afrontar tareas que comportan riesgos y peligros o que resultan indeseables o demasiado repetitivas. La automatización traslada la responsabilidad y la carga a la máquina que deberá ejecutar estas acciones.

– La mano de obra humana podrá destinarse a tareas más productivas. En este caso, la máquina es adaptada a las pautas marcadas por la producción, los factores de rendimiento y los estándares de calidad.

– Comandar un estilo de producción variable. De este modo, se podrán combinar distintas técnicas y favorecer el cambio de una pauta productiva a otra.

– Escalar en el proceso de refuerzo de los niveles de seguridad. Para ello resulta imprescindible realizar una rutina de vigilancia y control de las instalaciones y la maquinaria.

Agentes de un sistema automatizado

Cualquier sistema productivo que implemente automatismos industriales, en especial las cadenas de montaje, deberá contar con una serie de elementos mínimos. Con ello se garantiza el rendimiento máximo que se pretende con la automatización.

Sensores de presencia

Estos dispositivos son los encargados de la localización del producto. Lo hace permanentemente. Ofrece una ubicación exacta con respecto al resto de productos y a los componentes que constituyen la cadena de montaje. De este modo, todos los elementos actúan cómo y cuándo se necesita, con gran eficacia y precisión.

Encoders

Según Ingeniería Mecafenix, la enciclopedia de ingeniería, “el encoder es un transductor rotativo, que mediante una señal eléctrica sirve para indicar la posición angular de un eje, velocidad y aceleración del rotor de un motor”.

Utilizando un sistema de encoders se puede llegar a determinar a qué velocidad va el producto en la cadena de montaje. La medición se realiza a través de pulsos. Ellos se encargan de medir con una exactitud milimétrica. De este modo se puede determinar el momento en que debe comenzar el trabajo de los actuadores.

Métodos de visión

Sin lugar a duda, estamos tratando con los ojos del sistema productivo. Los métodos de visión tendrán que encargarse de captar la representación del producto. Esa imagen se procesa y se envía al ordenador que se encarga del control de las labores de los actuadores.

PLC

También conocidos como autómatas programables. Se encargan de controlar todos los procedimientos industriales que funcionan a través de secuencias. Podríamos decir que son el cerebro de todo el proceso de producción y de la cadena de montaje. Acoge toda la información de cada sensor, analiza los datos y responde en consonancia con cada caso en particular.

Actuadores

Entramos en el terreno de la maquinaria. Los actuadores son todas aquellas máquinas que asumen la ejecución de los mandatos que emiten los PLC. Pueden ser de muy diversos tipos, desde complejos diseños de robótica a un simple pistón. Entre todos conforman la cadena de montaje.

Hemos conocido más de cerca el mundo de los automatismos industriales, pero no debemos olvidar que estos sistemas forman parte de nuestra vida cotidiana. Son los encargados de encender y apagar una bombilla o del funcionamiento de una cinta mecánica, por poner un par de ejemplos.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies