Conocer el arte y los museos te permite adentrarte en un mundo en el que serás testigo de una incesante búsqueda. La obra de arte intenta comunicar emociones o las ideas que conforman una visión. Desde la prehistoria y lo largo de la historia el hombre ha procurado crear obras perdurables. En muy disímiles estilos, corrientes y movimientos, expresan diferentes relaciones formales en busca de la belleza. Si te apasiona el arte y quieres dedicarte a él, no te pierdas nuestro Máster Museología.

Arte Medieval

Acercarte al arte y los museos, además de tomar contacto con la arquitectura, te permitirá apreciar las artes plásticas, la pintura y escultura de este período apasionante. Veamos qué corrientes se incluyen en él.

El Arte Islámico

La rápida difusión de una nueva fe por muchas regiones posibilitó a este arte aglutinar diferentes elementos. La prohibición de representar imágenes figurativas impulsó el desarrollo de la arquitectura con su arco de medio punto. El arte pictórico se nutrió de complicados y soberbios arabescos, mosaicos y decoraciones caligráficas.

El Románico

Puedes conocer este estilo de arte y los museos, que se expandió por Europa en los siglos XI y XII. Expresaba principalmente ideas religiosas de manera simbólica y esquemática, lo cual se apreciaba tanto en la pintura, básicamente en murales, como en la escultura. Su propósito era difundir la fe cristiana aún frente al analfabetismo generalizado.

El Arte Gótico

La arquitectura adquiere en este período un gran desarrollo. Entre los siglos XII y XVI los edificios se tornan gráciles, ligeros y se decoran con vitrales y rosetones. La pintura pasa a los retablos y a los lienzos. La escultura se centra en la naturaleza y se separa de la arquitectura.

Edad Moderna en el arte y los museos

La adopción generalizada y perfeccionada de la perspectiva y de las técnicas plásticas revoluciona el arte. Este se centra en el hombre y busca retomar la antigüedad clásica griega y romana. Aparece el artista, con fama y nombre propios.

El Renacimiento

En este período que se inicia en Italia en el siglo XV y se expande por Europa hasta el siglo XVI, las artes alcanzan un gran esplendor. Surgen nuevos temas pictóricos como el desnudo, el bodegón y el paisaje. Desaparece el retablo. Se utilizan el temple, el óleo y el fresco. La arquitectura recupera elementos griegos y romanos.

El Barroco

Tanto la arquitectura como la escultura toman un nuevo dinamismo y se hacen exuberantes, monumentales y complejas. Toman protagonismo lo convexo, lo cóncavo y los juegos ópticos desde el punto de vista del espectador. La pintura se decanta en corrientes como el flamenco, la escuela holandesa, el clasicismo y el naturalismo.

Arte del siglo XIX

La Revolución Industrial y el fin de los absolutismos como forma de gobierno dieron paso a una sociedad diferente. La arquitectura se acentúa en el urbanismo y se introducen nuevos materiales de construcción. Con acero, hormigón, hierro y vidrio se levantan estructuras más ligeras y airosas, con diseños más atrevidos. El artista plástico se coloca en lo más vanguardista de las corrientes culturales.

El romanticismo, el arte y los museos

Estuvo centrado en lo espiritual, las emociones, la fantasía y la ensoñación, así como en el ocultismo y lo irracional. Puedes encontrar muestras de estas obras en muchos museos alrededor del mundo. La pintura se centra en lo exótico, los paisajes y la cultura popular. La escultura se decanta por las formas neoclásicas.

El Impresionismo

Alejado de lo académico en el arte y los museos, este estilo se centra en la transitoriedad de la luz, la pincelada suelta y el color. Se desarrolla especialmente en Francia y busca crear una “impresión” de la naturaleza. El Neoimpresionismo explora las fusiones de color en la retina con el puntillismo mientras que el Postimpresionismo agrupa diversos artistas de notable influencia en la evolución del arte.

Siglo XX

La moda y el consumismo centran el arte en lo material y lo inmediato. Deja de tener pretensiones intelectuales y se dirige a los sentidos.

Arte Abstracto

El artista deja de fijarse en la naturaleza y dirige la mirada hacia su mundo interior. La forma, la línea y las áreas de color crean composiciones carentes de figuración alguna donde el artista plasma su individualidad.

El Art Nouveau

Este movimiento es esencialmente decorativo, aunque incursiona en la orfebrería, la arquitectura y la escultura. Su inspiración son las formas orgánicas: animales y plantas. Es un canto a la libertad de la línea y la asimetría frente a la industrialización.

El Art Deco

Se opuso al Art Nouveau al usar la línea recta, la simetría, los colores metálicos y los cromados creando una impresión de sofisticación. Busca la inspiración en motivos griegos y egipcios y se centra en el progreso y en lo urbano.

El Surrealismo

Este movimiento en el arte y los museos confiere a los objetos un tratamiento onírico. Coloca o yuxtapone algunos que no tienen relación alguna entre sí. Persigue el efecto de llegar al subconsciente, explicarlo y descifrarlo prescindiendo de lo racional.

El Expresionismo Abstracto

Se centra en la expresión de las emociones mediante lo abstracto y lo concreto. Utiliza grandes superficies donde el color cubre totalmente el lienzo. Contrasta colores primarios o una escasa gama, para plasmar la angustia y los conflictos. Al pintar recurre al gesto espontáneo y automático que surge de los impulsos psíquicos.

El Cubismo

Esta corriente se caracteriza por presentar los objetos en un espacio carente de perspectiva. Se muestran los objetos planos, en fragmentos y desde diferentes ángulos simultáneamente.

El Pop Art

Fue un movimiento de gran popularidad en los años 50 y 60 del siglo pasado, en el arte y los museos. Se centra en elevar a planos icónicos objetos comunes, vulgares y cotidianos. Moviliza fuertes contrastes de color y juega con técnicas fotográficas.

El Minimalismo

Es una corriente donde prima lo geométrico, lo objetivo, lo puro, lo simple y lo escueto. Está despojado de todo lo accesorio. Se centra en las líneas puras, en los colores simples, en lo natural y en lo esquemático. Tiende a la concentración y a la desmaterialización.

Como ves, el arte y los museos son mundos maravillosos donde puedes encontrar todas las corrientes, movimientos y tendencias que han nutrido el desarrollo de la pintura, la escultura y las artes decorativas. ¿Cuál es tu movimiento favorito?

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies