Tanto si trabajamos en el ámbito del comercio, de los negocios o nos dedicamos a la contabilidad… Conocer los tipos de facturas es imprescindible. Tener esta información al abasto nos puede solucionar muchos temas. Por ello, hoy, además de recordarte que puedes Estudiar Contabilidad con nosotros, te explicamos todas las clases de facturas existentes.

Qué es una factura

Antes de analizar los tipos de facturas existentes, veamos qué es una factura en sí. Este documento mercantil es un registro en el que se refleja toda la información surgida de una operación de compraventa. Por ello, sea cual sea el tipo de factura que recibimos tras una compra o emitimos tras una venta debe contener unos datos fijos. ¿Cuáles son? Te los mostramos a continuación-

Partes que toda factura debe tener:

  • Fecha y lugar de emisión.
  • Número correlativo y serie (generalmente correspondiente al número de centros de facturación.
  • Descripción de la contraprestación y la operación. Además, la factura debe reflejar los tributos: base imponible, cuota repercutida y tipo tributario.
  • Datos fiscales del vendedor o emisor. El documento debe mostrar el nombre, apellidos o denominación social del mismo. También contendrá el número de identificación fiscal y su domicilio.

Tipos de facturas

Según la Agencia Tributaria, solo existen dos tipos de facturas, las simplificadas y las completas. Sin embargo, dentro de estas mismas, se pueden descubrir otros tipos de facturas según otros parámetros. Veamos a continuación los tipos de facturas según su contenido.

Tipos de factura según contenido

1-. La factura ordinaria:

¿Qué es una factura ordinaria? Las facturas ordinarias son las más usadas. Son las que documentan operaciones comerciales de cualquier tipo.

Es decir, pueden documentar tanto una operación de compraventa como una operación de prestación de servicios. En ellas se especifican los datos básicos que antes hemos comentado. En general, contienen número y serie de factura, fecha de expedición, datos del emisor y receptor, concepto, impuestos e importe.

2-. La factura recapitulativa:

¿En qué casos debe hacerse una factura recapitulativa? Este tipo de factura surge como consecuencia de la anterior. Su utilidad reside en el momento en el que el emisor deba realizar muchas facturas al mes para el mismo cliente.

Las recapitulativas permiten resumir todas las facturas siempre que se encuentren en el mismo mes natural.

3-. Las facturas rectificativas:

Estas son utilizadas para subsanar errores en las ordinarias. Es decir, pueden usarse en casos como los siguientes:

  • En caso de una devolución de producto, embalaje o envase.
  • Cuando se detecta una equivocación o error en los datos que contiene una factura ordinaria.
  • En caso de producirse una bonificación tras la compraventa o prestación de servicios.
  • Cuando se publica una resolución firme que invalide o modifique las operaciones o prestaciones realizadas.
  • Tras un auto de declaración concursal del destinatario.

La expedición de la factura rectificativa debe realizarse obligatoriamente siempre que se produzca uno de estos casos antes de que hayan pasado más de 4 años de la factura ordinaria que se quiere enmendar.

También hay que tener en cuenta que una misma factura rectificativa puede rectificar diferentes ordinarias. Si ocurre esta circunstancia se deberán detallar todas las facturas a corregir.

Asimismo, estos tipos de facturas deben contener otros apartados extra además de los ya mencionados. Son: título de la rectificativa, rectificación a realizar, datos identificativos de las facturas ordinarias, motivos de rectificación y tipos impostivos y cuotas repercutidas rectificadas (especificando su importe de rectificación).

Tipos de factura según requisitos:

Tal como detallábamos al principio del artículo, estos son los dos tipos de facturas que reconoce la Agencia Tributaria:

  • Completa: tiene todos los requisitos de la ordinaria.
  • Simplificada: sustituye a los antiguos tíquets y puede omitir algunos datos.

Tipos de facturas según el medio:

En este apartado debemos empezar hablando de las facturas electrónicas, un tipo de factura cada vez más demandado e implantado. Estas sustituyen a las facturas tradicionales en papel. Así como ocurre con las tradicionales, las realizadas a través de vía electrónica deben contener los campos obligatorios de una ordinaria y debe ser transmitida de un dispositivo electrónico (ordenador) a otro.

Facturas según su validez:

  • ¿Qué es una factura proforma?: Se envían antes de la prestación de servicios o la compraventa. Muy utilizadas en comercio internacional, no tienen valor contable y no justifican gastos. Es, en parte, como un presupuesto: el comprador o cliente debe aceptarla y el emisor convertirla en una factura ordinaria.
  • Duplicado: es una copia de la factura que se emite en caso de que el receptor pierda la original. En estas copias, el emisor la expide indicando que es una copia.
  • Copia: es un documento que el emisor debe archivar en sus documentos. Debe indicarse que es una copia.

Ahora que ya tienes un claro esquema de los tipos de factura existentes, no pierdas más el tiempo. Descubre nuestra doble titulación Máster en Contabilidad + Máster en Análisis Contable y empieza a enfocar tu carrera profesional en el ámbito de la administración empresarial.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies