91 005 91 27

Tras hacerse una analítica sanguínea y recibir los resultados, es usual que nos surjan preguntas acerca de qué significa cada parámetro alterado o no. Si estás aquí es que probablemente te han salido los linfocitos altos y los neutrófilos bajos, unos parámetros bastante comunes que generan dudas y preguntas.

Aunque aparentemente, la variación de estos datos no suele ser alarmante, es importante que sepamos el origen y la causa de ello.

En este post veremos el posible origen de tener los linfocitos altos y neutrófilos bajos y las causas y te ayudaremos a conocer qué salidas profesionales podrás adquirir con el Máster en Análisis Clínico en Laboratorio y Bioquímica.

Empecemos por el principio: Células del sistema inmunitario

Antes de que te vuelvas loco o loca buscando qué significan los linfocitos altos y neutrófilos bajos, debemos empezar por el principio. Seguro que sabes que nuestro cuerpo está en constante vigilancia ante patógenos, virus, infecciones bacterianas y otras amenazas. Pues bien, de ello se ocupa nuestro sistema inmunitario, compuesto por varios órganos, células y proteínas.

Hoy nos ocuparemos de hablar de las células inmunitarias, entre las que se encuentran los linfocitos y los neutrófilos. Sin embargo, esta sería la lista completa de células inmunitarias:

  • Neutrófilos
  • Eosinófilos
  • Basófilos
  • Mastocitos
  • Monocitos
  • Macrófagos,
  • Células dendríticas
  • Células citolíticas naturales
  • Linfocitos

¿Qué son los linfocitos?

Cómo ya habrás comprendido, los linfocitos son un glóbulo blanco o leucocito considerados como un tipo de células inmunológicas. Estas células se ocupan de crear respuestas inmunes ante posibles amenazas de salud y se pueden dividir en dos grandes tipos: los linfocitos T y los linfocitos B. En este sentido, los linfocitos T se ocupan de controlar la respuesta inmunitaria y de destruir células tumorales. Mientras que los del tipo B crean anticuerpos.

¿Qué son los neutrófilos?

Paralelamente, otro de los valores que te ha salido alterado son los neutrófilos, otro glóbulo blanco o célula inmunitaria que se ocupa de controlar y combatir las infecciones, intentando acabar con ellas.

Un poco más allá: ¿Qué son los glóbulos blancos y funciones?

Los glóbulos blancos son células fundamentales en nuestro cuerpo. Y es que se ocupan de evitar y combatir infecciones provocadas por diferentes patógenos tales como virus, bacterias, hongos.. Por ello, tener unos parámetros de recuento de glóbulos blancos normal en nuestras analíticas de sangre es tan relevante.

Tener los valores muy alterados puede ser un signo de alerta en cuanto a nuestro estado de salud. Por ello, si este es tu caso, lo más importante es que consultes con tu médico sobre tu estado de salud.

Linfocitos altos y neutrófilos bajos: ¿Qué significa?

Ahora sí, vamos a la razón central de nuestro artículo. Veamos qué significa tener los linfocitos altos y neutrófilos bajos. Aunque debes saber, claro, que el resultado deberá ser siempre analizado por un médico. Los manuales médicos indican que los linfocitos altos y neutrófilos bajos podrían indicar alguna infección bacteriana o vírica contra la que estamos luchando de manera activa.

Linfocitos altos: qué son

Tener los linfocitos altos no se traduce automáticamente en estar padeciendo una enfermedad. Sin embargo, un recuento elevado de estas células responde mayoritariamente suele producirse tras una infección o enfermedad. En una gran parte de ocasiones es completamente inofensivo y no es una alteración de larga duración.

Sin embargo, también puede relacionarse con enfermedades más graves, que requerirán de mayor investigación y pruebas médicas. El recuento elevado de linfocitos podría deberse a otras patologías como infecciones, cánceres o enfermedades autoinmunitarias.

Neutrófilos bajos: significado

El recuento bajo de neutrófilos se conoce como neutropenia (menos de 1000 neutrófilos por un microlitro de sangre). Estas células se relacionan especialmente con las infecciones bacterianas, por lo que es posible que seas más vulnerable a ellas si tienes el recuento bajo.

Las causas más comunes de neutrófilos bajos son infecciones bacterianas, parasitarias o víricas. Sin embargo, también podrían influir ciertos medicamentos, hipertiroidismo, deficiencias vitamínicas, trastornos o síndromes, o enfermedades que afectan a la médula ósea (cáncer, leucemia…).

Elige formación en ciencias, elige Esneca

Empieza ahora a cultivar tus conocimientos científicos a tu ritmo y sin horarios, con una metodología de estudio que te permitirá seguir desarrollando todas las esferas de tu vida sin renunciar a nada.

Con el máster en análisis clínicos en laboratorio, conviértete en un apasionado de este sector. Elige la modalidad online y accede al campus virtual cuando y desde donde quieras. Sin restricciones.

Máster en Análisis Clínico en Laboratorio y Bioquímica

Y, si buscas una formación más específica, que te permita especializarte en el área de la inmunología, no puedes perderte nuestro postgrado en inmunología clínica aplicada. Una titulación diseñada para dotarte de los conocimientos más punteros y avanzados de este importante ámbito de la sanidad.

Postgrado en Inmunología Clínica Aplicada