Mens sana in corpore sano. Sabemos de los beneficios de hacer ejercicio para la salud física son, sin duda alguna, muchos y muy valiosos. Sin embargo, ¿qué ocurre con la salud mental? Aquí es cuando aparece la estimulación cognitiva. ¿Sabes qué es, para qué sirve y cómo se puede practicar? ¡Te lo contamos todo en nuestro post de hoy! Además, recuerda que en nuestro centro podrás encontrar el Máster en Psicología Infantil + Máster en Coaching y en Inteligencia Emocional.

¿Qué es la estimulación cognitiva?

Técnicas, ejercicios y estrategias con impacto en la salud mental. Este sería un buen resumen sobre qué significa la estimulación cognitiva: el conjunto de actividades enfocadas a la mejora del funcionamiento de las capacidades cognitivas tales como la atención, la percepción o la memoria.

El objetivo, por lo tanto, de las técnicas y estrategias de estimulación cognitiva es actuar sobre las habilidades y capacidades cognitivas ya sea para mejorarlas, reactivarlas o rehabilitarlas.

Estimulación cognitiva para niños

Las funciones cognitivas incluyen muchos ámbitos y capacidades. En la infancia, destacan la atención, la memoria de trabajo, la velocidad de procesamiento, la orientación espacial… ¿Por qué destacan? Porqué en la infancia existen periodos críticos durante los que la plasticidad cerebral es crucial. De ahí que la estimulación cognitiva durante estos lapsos de tiempo sea tan importante.

Asimismo, durante el desarrollo cognitivo del niño, las recomendaciones en cuanto a estimulación cognitiva evolucionan paralelamente. Así lo estudian muchas teorías sobre el desarrollo cognitivo Una de las más famosas es la Teoría de Piaget que dividir el desarrollo infantil cognitivo en cuatro períodos. Veamos a continuación cuáles son y qué estimulación cognitiva e recomienda para cada uno de ellos.

Período sensoriomotor

Comprende desde los 0 hasta los 2 años del niño. Durante esta etapa se recomiendan los ejercicios de estimulación cognitiva enfocados a la actividad motriz y la experiencia sensorial. Con esta estimulación, los bebés aprenden a interactuar con el entorno que les rodea, ampliando su coordinación y experimentando para construir, mínimamente, su capacidad de imaginación y anticipación en cuanto a acción reacción.

Período preoperacional

Comprende hasta los 7 años de vida del pequeño. Entre los 2 y los 7, los niños desarrollan al máximo el sistema de símbolos para comunicarse y desarrollan su lenguaje. La estimulación se enfoca sobretodo al sistema comunicativo del niño para que pueda desarrollarlo.

Operaciones concretas

El período de operaciones concretas comprende desde los 7 hasta los 11 o 12 años. En esta etapa, los pequeños usan el sistema de símbolos de manera lógica, explotando de esta manera su capacidad de resolución de problemas. Por ello, los ejercicios de estimulación cognitiva en esta etapa se enfocan a ello. Además, se refuerzan los principios de simetría, reciprocidad, conservación y seriación, priorizando clasificaciones.

Período de operaciones formales

A partir de los once o doce años el niño empieza a potenciar la capacidad de realizar tareas mentales que precisen del pensamiento. Así, mediante el razonamiento, se potencia la capacidad de plantear hipótesis y buscar soluciones a diferentes problemas.

¿Cómo se potencia la estimulación cognitiva?

Como ya hemos comentado anteriormente, hay varias maneras de potenciar la estimulación cognitiva. Siempre teniendo en cuenta, obviamente, la etapa de desarrollo en la que se encuentra cada persona. Aun así, las actividades y técnicas de estimulación se enfocan principalmente a:

    • Estimulación cognitiva mediante el juego

Una de las herramientas más poderosas para la transmisión de conocimientos durante la infancia es el juego. En el desarrollo y potenciación de capacidades y habilidades cognitivas también tiene mucha importancia. El juego es algo propio de la infancia, por lo que, mediante diferentes juegos, estimulamos el pensamiento reflexivo, representativo y comprensivo del niño. Asimismo, también podemos trabajar la imaginación, creatividad, memoria, atención y desarrollo del pensamiento abstracto. Todos ellos, factores imprescindibles para el desarrollo cognitivo de los pequeños.

    • Brain training o entrenamiento cerebral

Entretenido y en plena expansión gracias al avance imparable de la tecnología se encuentra también el brain training (entrenamiento cerebral). Gracias a estas técnicas, que se aplican a través de aplicaciones para Smartphone o tabletas, podemos desarrollar funciones cognitivas específicas. Su éxito radica también en que estas aplicaciones permiten seleccionar diferentes niveles de dificultad y se adaptan a las diferentes habilidades y capacidades de cada persona.

    • El deporte, otra herramienta de estimulación

Si empezábamos este artículo hablando de que el deporte era el rey en cuanto a la mejora de la salud física, también debemos tenerlo en cuenta en cuanto a la salud mental. El deporte es también una herramienta en cuanto a estimulación cognitiva infantil se refiere. El entrenamiento motor que requieren ciertos ejercicios hace que el cerebro produzca modificaciones para ampliar las capacidades y habilidades.