Como si de una nueva nochevieja se tratara, iniciamos septiembre y dejamos atrás el verano, la sensación de descanso, de vacaciones, de desconexión. Es en este momento, en el que retomamos viejos hábitos y encendemos motores de nuevo, en el que puede aparecer la desmotivación laboral. Tanto si eres empresario como si eres trabajador y quieres conocer los motivos por los que se genera la desmotivación en el trabajo, sus consecuencias y algunos trucos para evitarlo, quédate. Hoy hacemos una extensa guía sobre la desmotivación laboral. Además, recuerda que en Esneca Business School podrás encontrar formación especializada en este ámbito. Echa un vistazo a nuestra formación en recursos humanos.

Desmotivación laboral: ¿Cuándo aparece?

Empezar la semana pensando en el próximo fin de semana. ¿Aún es miércoles? ¿Mañana ya es lunes? Estas son algunas de las frases que pueden indicarnos que estamos al inicio de la fase de desmotivación laboral. ¿Qué es exactamente la desmotivación en el trabajo y qué motivos la causan? Veamos.

La respuesta a la pregunta ¿Qué es la desmotivación laboral? Puede ser muy variada, dependiendo de cada persona y situación. Sin embargo, podríamos decir que la desmotivación laboral es la situación de aburrimiento, desinterés o apatía que puede sentir un trabajador respecto su puesto de trabajo.

Las causas de esta desmotivación son muchas y varían mucho dependiendo del empleo y el empleado. Sin embargo podemos determinar algunos factores desencadenantes de la desmotivación en el trabajo.

Causas de la desmotivación laboral

Como comentábamos anteriormente, los motivos que causan este desinterés pueden ser muchos y muy variados.  Y es que para determinar las causas de un caso en particular, debemos entender algunas emociones y sentimientos como la frustración, la monotonía o la sensación de aislamiento.

A continuación listamos algunas de las causas de la desmotivación laboral más comunes:

Desconexión o aislamiento

Una causa muy notoria tras la implantación del teletrabajo en nuestras rutinas es la sensación de desconexión o aislamiento. Después de trabajar durante años en crear una estructura laboral basada en el trabajo en equipo y en la motivación grupal, algunas empresas no han sabido mantener esta metodología. Sentirse ‘solo’ en un proyecto puede causarnos aburrimiento y desmotivarnos.

Comunicación pobre y mal gestionada

Una comunicación interna mal gestionada puede ser también una causa de la desmotivación de los empleados. La incapacidad de comunicarse con los rangos superiores, el miedo a hacerlo o la inseguridad de las consecuencias puede conducirnos a una sensación de desmotivación en el trabajo.

Estancamiento económico

Es completamente usual que, al empezar en una empresa, casi no le demos importancia al sueldo o remuneración que percibimos. Entre la ilusión por aprender nuevas cosas, las ganas de encajar en el equipo y el empeño en demostrar nuestra valía, el sueldo ocupa otros lugares secundarios. Sin embargo, cuando un empleado lleva años en el mismo trabajo y su sueldo se mantiene estancado, éste puede sentirse desmotivado.

Monotonía

Otra de las grandes causas de la desmotivación laboral es la monotonía. Realizar cada día el mismo trabajo las mismas tareas y al mismo ritmo puede resultar agotador tanto mental como físicamente.

Desacuerdo con la filosofía empresarial

¿Te imaginas alguien vegetariano trabajando en una empresa de embutidos? Pues ocurre más de lo que pensamos. El desacuerdo con la actividad o filosofía de la empresa puede causarnos no solo malestar con nosotros y nuestro alrededor, sino también desmotivación laboral.

Consejos para evitar la desmotivación laboral

Tanto si eres empleado como empleador, debes tener en cuenta estas causas e intentar detectarlas cuanto antes para que no se conviertan en un verdadero problema para ti. Sin embargo, como dice el refrán, más vale prevenir que curar. En este sentido, los planes de prevención de la desmotivación laboral son de vital importancia. Aquí tienes algunos consejos:

Reúne a tu equipo periódicamente

Fomenta el trabajo en equipo y las reuniones periódicas, no solo para fomentar las relaciones positivas entre todos ellos, sino también para poder poner en común proyectos, ideas, sensaciones…

 

Pon en valor el trabajo

 

Tu trabajo es importante para la empresa, y eso debes sentir cuando lo estés realizando. Lo mismo, desde la otra vertiente, si eres empresario deberás conseguir que todos tus empleados se sientan valorados a nivel laboral. También hablamos de ello en el siguiente punto.

Plan de incentivos

Para evitar la desmotivación laboral causada por una remuneración fija y estable, puedes implementar un plan de incentivos. No es necesario que siempre sea a través de incentivos económicos. También puedes aplicar por ejemplo un plan de formación que impulse las carreras, conocimientos y habilidades de tus empleados.

Fomenta la comunicación bidireccional

Además de recibir o enviar “comunicados” de jefe a empleado, abre el canal de comunicación bidireccional. Si eres del comité directivo, intenta escuchar y ser escuchado por partes iguales. Darles la oportunidad de sentirse escuchados evitará que se genere otra vez la sensación de desamparo, desmotivación laboral y sentimiento de aislamiento.