91 005 91 27

Vivimos en sociedades en las que es fundamental la relación con otras personas; somos seres sociales y requerimos pertenecer a grupos para fortalecer nuestra identidad. Por eso, hoy queremos hablar de la interacción social; un concepto bastante amplio que hoy intentaremos desarrollar y concretar. A continuación, definimos en qué consiste y te damos todas sus claves. Así que, ¡sigue leyendo!

¿Qué es la interacción social?

El ser humano es social e interactúa constantemente con su entorno. Es habitual que en el trabajo, en tu casa o en la universidad hables con otras personas. Debes saber que también envías un mensaje con tu ropa, tu apariencia o el tipo de lenguaje que empleas.

Gracias a la tecnología, la interacción también se lleva a cabo a través de dispositivos. Resumiendo, se entiende por interacción social el acto de emitir un mensaje que genere un estímulo en otra persona. Será ella la que lo interprete dependiendo de la situación personal o del entorno social. Si tu mensaje no produce ningún estímulo, no hay interacción.

¿Cuáles son los modos de interacción social?

Las interacciones sociales son los vínculos creados por los seres humanos en su manera de convivencia grupal. Existen diversas formas de interacción, por lo que resulta más eficaz exponerlas en apartados explicativos diferenciados que a continuación diremos.

De una persona con otra persona

Se produce cuando hablas con otra persona o cuando le envías un mensaje. También cuando recibes ese mensaje y decides reaccionar, o no, ante el estímulo. Eres tú quien elige cómo quieres que sea esa interacción al desarrollar la inteligencia social.

Una persona con un grupo

Ocurre en el trabajo o en cualquier otro tipo de colectivo en el que participes. En ambos casos, la interacción puede ser:

  • Para expresar tu conformidad. El grupo te influye para que tomes una decisión respecto a algo y aceptas la propuesta recibida.
  • De liderazgo. Eres tú quien ejerce su influencia sobre el resto del grupo a través de tus mensajes.

Grupo de personas con otro grupo

En este caso, puede tratarse de un conflicto por competitividad o de cooperación. Todo dependerá de la situación específica y de los intereses de cada una de las partes implicadas.

El proceso conjuntivo

Se denomina así al vínculo positivo que se establece entre los individuos que quieren integrarse en un mismo grupo. Lo habitual es que existan valores positivos como la justicia, el amor o el altruismo. Hay tres tipos de procesos:

  • Cooperación. Se da cuando dos o más personas buscan el bien común con una actuación conjunta.
  • Asimilación. Dos o más individuos aceptan la conducta del resto del grupo.
  • Acomodación. Dos o más personas actúan mutuamente para evitar conflictos.

El proceso disyuntivo

En este caso, el vínculo es negativo y los individuos tienden a separarse. La base de este tipo de relación personal está formada por la injusticia y la hostilidad entre otros. Cuando no se acepta la opinión de los demás, se apuesta por elegir un camino distinto y por no fomentar la interacción.

¿Cuáles son las categorías de la interacción social?

Las interacciones sociales incluyen una gran cantidad de comportamientos; tantos es el número que desde una perspectiva sociológica se ha intentado dividir la interacción en cuatro categorías. Estas son

  • Intercambio: Cada vez que las personas interactúan, hacen un esfuerzo por recibir una recompensa por sus acciones, lo cual refleja que ha paso un intercambio. Esto es un proceso social por el cual se intercambia el comportamiento social por algún tipo de recompensa de igual valor o mayor.
  • Competencia: En este proceso dos o más personas quieren alcanzar un objetivo que solo uno no puede. La competencia es un rasgo común de las sociedades occidentales, y la clave en el sistema capitalista y los gobiernos democráticos. Sin embargo, esta característica puede generar estrés psicológico y falta de cooperación en las relaciones sociales.
  • Cooperación: proceso en el que un grupo de personas trabajan juntas para lograr un objetivo en común. Este proceso social conduce a la acción y suele funcionar junto con otras formas de interacción, como la competencia.
  • Conflicto: se da cuando personas se enfrentan de manera física o socialmente. Se puede dar en interacciones diarias, como las disputas legales y los argumentos sobre religión y política. El conflicto puede ser positivo cuando se fortalece la lealtad de un grupo al centrar la atención en una amenaza externa. Incluso, puede conducir al cambio social.

Reduccionismo psicológico, principios básicos

Se entiende por reduccionismo la opción que interpreta una realidad separándola en partes. Si bien se asume cuál es la interacción entre las distintas piezas, se valora cómo la decisión de cada individuo incide en el grupo o en otra persona.

En esta tendencia entra el interaccionismo simbólico que identifica la interacción mencionada con el significado de una conducta. Es decir, los distintos símbolos que interpretas te permiten interactuar de una forma concreta.

Debemos subrayar que el reduccionismo no ha de emplearse como alternativa habitual. En ocasiones, la falta de medios lleva a quedarse exclusivamente con una parte del problema que debe analizarse. Lo importante es dividir la situación en varias áreas, pero conectarlas antes de que se dé por finalizado el estudio de la persona. En caso contrario, obtendrás una visión demasiado parcial.

Aprende psicología social con nuestro máster

Con nuestro Máster en Psicología Social podrás comprender todos los elementos y bases de la interacción social de manera completa. A través de su conjunto de materiales didácticos, tendrás la oportunidad de obtener una visión de la psicología general y evolutiva, de los factores de los tratamientos psicológicos y de las nociones psicológicas básicas. Y cómo todo ello influye en las interacciones sociales.

Además, reunirás conocimientos de los siguientes conceptos:

  • Las teorías de la personalidad.
  • Formas de la conducta y la conciencia.
  • Mecanismos de defensa de la personalidad (represión, racionalización, etcétera).
  • Tipos de temperamentos (melancólico, colérico, etcétera).
  • Psicología en adultos. Evaluación psicológica, clínica y conductual.
  • Factores de los tratamientos psicológicos (definición y evaluación de su eficacia).
  • Nociones psicológicas básicas.
  • Psicología social con repaso a varios experimentos realizados.
  • Interacción social, reduccionismo psicológico y determinismo social.
  • Cognición social (adicciones, esquemas sociales, etcétera).

Consultanos al respecto si tienes interés en realizar nuestro máster. Convierte la interacción social en la clave de tu nueva etapa laboral.