Quien más quien menos ha oído a hablar sobre los múltiples beneficios que nos puede aportar contar con un coach personal. Ya sea para enfocarnos al crecimiento personal, para mejorar nuestra carrera profesional o para obtener mejores resultados deportivos. Sea cual sea tu cometido al contar con un mentor, estarás tomando una decisión acertada: apostar por ti mismo. Si te preguntas en qué consiste una sesión de coaching, quédate, te lo contamos. Además, recuerda que en Esneca Business School podrás encontrar formación y cursos de psicología y coaching. Pide información sin compromiso.

Qué es el coaching

Confundido comúnmente con la terapia psicológica, el coaching es un proceso completamente distinto que nada tiene que ver con la terapia. Esta disciplina es un proceso que nos permite luchar contra el bloqueo, el inmovilismo o la sensación de incapacidad.

Durante las sesiones de coaching, el coach guía, sin presiones ni obligaciones, al cliente hacia una vía de reflexión y crecimiento personal. De este modo, no es el coach el que hace avanzar al cliente. Sino que es él mismo o misma quien encuentra las respuestas que le permiten avanzar y conseguir sus metas y objetivos. Es decir, el coach se limita a ser un acompañante para el cliente.

¿Cómo es una sesión de coaching?

Ante todo, el coaching no es una herramienta mágica que posibilita cambios sin esfuerzos. Al contrario, se convierte muchas veces en ese empuje de motivación que nos falta en algunas ocasiones. Dicho de otra forma, el coaching no es mágico y no funcionará si el cliente no recurre a él con actitud y ganas de cambiar su rumbo.

Ahora, acudir a una sesión de coaching no es tampoco como acudir a la sesión de un psicoterapeuta. En una sesión de coaching, cliente y coach mantienen una conversación en la que el primero reflexiona y manifiesta sus objetivos. Mientras, el coach le acompaña y “guía”, formulándole preguntas que inviten a encontrar nuevas vías de progreso.

En las sesiones, a pesar de no ser necesariamente explícito, el coach motiva al cliente, propiciando que algunas de sus fortalezas y cualidades se refuercen y se empleen en la consecución de sus objetivos. Generalmente, una sesión de coaching dura entre una hora y una hora y media y los encuentros se producen cada dos semanas.

Cómo te puede ayudar una sesión de coaching

Lo hemos comentado anteriormente: es muy importante saber diferenciar las sesiones de coaching con las sesiones de psicoterapia y otras sesiones o terapias que podemos encontrar. El coaching puede sernos de ayuda si lo que buscamos se incluye en el siguiente listado:

  • Emprender un nuevo camino ya sea en el terreno profesional o personal.
  • Mejorar las relaciones sociales mediante el crecimiento personal.
  • Entender y gestionar de manera eficiente tus emociones y reacciones emocionales.
  • Solucionar un bloqueo laboral o personal.
  • Buscar tu vocación o propósito profesional.
  • Mejorar y aumentar tu productividad mediante una gestión eficiente del tiempo.
  • Identificar y superar miedos que bloquean tu progreso.
  • Mejorar la confianza en uno mismo y la autoestima para conseguir tus metas y objetivos.

La primera sesión de coaching

Si nunca has estado en una sesión de coaching es posible que tengas dudas sobre cómo se va a desarrollar. Generalmente, este primer encuentro entre coach y cliente se conoce como la sesión de toma de contacto. Como indica el propio nombre, en este primer contacto cliente y coach se conocen y ponen en común algunos elementos. Así por ejemplo, se hacen acercamientos a temas como:

  • ¿Qué se espera de las sesiones?
  • ¿Están definidos los objetivos y metas?
  • ¿Qué hay qué mejorar?
  • ¿Cómo puedes mejorar?

A través de esta y más cuestiones, el coach intentará obtener el máximo de detalles sobre el cliente. Por ejemplo, es posible que se realicen algunos ejercicios como tablas de debilidades y fortalezas. O que se solicite un listado de habilidades y frenos del coachee (Cliente). Así, el coach conseguirá toda la información necesaria para enfocar sus próximas sesiones y trabajar en una u otra dirección.

Enfoque y trabajo personal

Gracias a la sesión de coaching de toma de contacto, coach y coachee se conocen y establecen objetivos. En las siguientes sesiones, se trabajará de manera conjunta para escalar en el camino a seguir hasta conseguir objetivos y metas.

Para ello, se trabajará mediante varios ejercicios y técnicas de coaching que potencian el crecimiento personal y fomentan a su vez la motivación, la confianza en uno mismo y la autoestima. Todos ellos, factores de vital importancia en el ámbito del coaching enfocado ya sea al terreno personal como al terreno laboral.