¿Eres de los que no encuentran el momento para ponerse estudiar? la concentración se te va por las nubes? te dedicas a hacer otras cosas cuando debes estudiar?

Eso es por qué aún no conoces los 6 trucos para estudiar mejor.

Aprender no es lo mismo que memorizar, y estudiar no es tampoco esas dos cosas juntas. Hay un montón de mitos y medias verdades en cuanto al concepto de «estudiar», ya que siempre se centra en el exceso de memorizar a largo plazo grandes párrafos de texto. Pero hay mejores maneras de hacer, y una de ellas es la propia motivación para estudiar.

¿Como conseguir esa motivación?

Pues muy fácil, aquí tenéis 6 trucos para estudiar mejor y sobretodo entender cuáles son las bases y patrones que se esconden detrás de la memoria y de la relación de conceptos:

Estudia en sesiones de 25 minutos

Se sabe que la capacidad de atención y concentración del ser humano desciende a partir de los 25 minutos, y la manera más efectiva para aprender es dividir las sesiones en pequeños fragmentos de aproximadamente 25 minutos.

Aprende diferentes técnicas de lectura

Las técnicas de skimming y scanning son técnicas de lectura que permiten coger grandes cantidades de texto y abordar su contenido sin tener que ir línea por línea. En futuras publicaciones te contaremos qué es el skimming y el scanning.

Si no puedes explicarlo, es porque no lo has entendido

El cerebro entiende y aprende conceptos completamente cuando es capaz de destilarlos hasta su esencia misma.

Entiende cómo funciona la memória

La memoria es muy compleja y está dividida en varios tipos y funciones. Pero sabemos que funciona de manera muy visual. Los patrones y modelos muy repetitivos son un buen método para fijar las cosas en la memoria. Por eso, hay que ordenar la información, ya que en nuestra cabeza, cuanto mejor ordenada y esquematizada este la información mejor podremos relacionarla entre sí, y por tanto, recordarla.

La práctica suele ser mejor que la teoría

En esto, nos referimos a que la práctica de ejercicios y poner en práctica aquello aprendido por teoría hace que el aprendizaje sea mejor. Por ejemplo, hacer redacciones, resolver problemas, escribir un breve ensayo, esquematizar o simplemente ordenar términos en orden alfabético son procesos que ayudan tanto a la memorización como a la relación de conceptos.

El poder del sueño

Cuando estamos dormidos, es cuando el cerebro se pone a trabajar y a relacionar conceptos, ideas y teorías. Por eso, hacer un breve repaso de lo aprendido antes de ir a dormir es algo que funciona muy bien para el aprendizaje.

 

Ahora ya conoces los trucos esenciales para que se más fácil estudiar. Recuerda que aprender es crecer.