Una selección de personal realizada por profesionales es garantía de un buen funcionamiento de la plantilla. Los recursos humanos son una de las partes más importantes de los activos de una organización. Por este motivo es necesario que, a la hora de reclutar nuevos talentos, las empresas confíen en personas cualificadas para ello. Profesionales formados en recursos humanos que dominen la gestión de todo el proceso de selección de personal.

A continuación te explicaremos porqué es importante que la selección de personal la realicen personas profesionales. No es un proceso que pueda hacer cualquiera. Los gestores de recursos humanos tienen el objetivo de encontrar al candidato ideal y, por esta razón, están preparados para llevar a cabo estas funciones:

 

Identificación de potenciales candidatos

Una de las habilidades del seleccionador de personal, es la capacidad para detectar perfiles profesionales que se ajusten a las necesidades de la empresa que ha contratado sus servicios. Según las competencias que requiera la vacante, el técnico en recursos humanos identificará los currículos que puedan ser válidos. Descartar los candidatos que no cumplan con los requisitos establecidos es la primera parte del proceso de reclutamiento.

Por otro lado, si el puesto a cubrir exige mucha especialización, puede que las candidaturas recibidas no sean suficientes. En este caso, el seleccionador también puede buscar currículos de personas que no se han presentado voluntariamente a la oferta de empleo. El objetivo debe ser siempre encontrar un candidato que encaje a la perfección con la empresa, en todos los aspectos posibles.

 

Análisis de la personalidad de los aspirantes

Mediante los diversos encuentros con los preseleccionados, se observan distintas características en los aspirantes. Nos referimos a aspectos como la comunicación verbal y no verbal o la actitud durante las entrevistas. Este análisis permite, muchas veces, percibir si una persona puede ser el candidato ideal para la empresa. El equipo seleccionador debe estudiar si los valores del entrevistado pueden desentonar con los de la empresa.

 

Comprobación de las habilidades de los preseleccionados

A través de las pruebas y entrevistas, el reclutador corrobora que los aspirantes dominan las habilidades demandadas en la oferta. “Adornar” el currículum suele ser una práctica habitual en la búsqueda de trabajo. Es imperativo que el proceso de selección de personal identifique a aquellos que realmente no tienen las competencias que se requieren para el puesto. El proceso busca el candidato ideal y se basa en un sistema de criba que va descartando a los menos adecuados.

 

Ejecución del proceso de selección de personal

El gestor de recursos humanos es el encargado de ejecutar y hacer el seguimiento de todos los pasos del proceso de selección de personal. Una vez analizadas y concretadas las necesidades del o los puestos de trabajo de la empresa solicitante, se ponen en marcha los pasos del procedimiento.

 

– Reclutamiento

Lo habitual suele ser publicar una oferta de empleo e ir recibiendo los currículos. Por otro lado, también se puede emprender una búsqueda de candidatos a través de redes sociales o recurrir a las bases de datos de la propia agencia de recursos humanos. La segunda opción suele utilizarse sobretodo para cubrir vacantes de alta especialización.

Este primer paso implica, además de lanzar una oferta de trabajo, que el reclutador diseñe el perfil profesional ideal que se busca para cubrir la vacante.

– Preselección de candidatos

Esta es la fase donde se hacen los primeros descartes y la primera selección. De todos los currículos recibidos se escogen los que se ajustan al perfil y a los requisitos descritos en la oferta que hemos publicado. Una vez hecha la preselección, se contacta con los aspirantes para concretar un primer encuentro con el seleccionador.

– Pruebas y entrevistas

El equipo de recursos humanos prepara una o varias pruebas específicas para cada puesto de empleo solicitado por la empresa. Estas pruebas deberán detectar si la persona que hemos seleccionado realmente tiene los conocimientos y habilidades que figuran en su currículum. Entre estas pruebas, las más comunes suelen ser los denominados test de selección de personal. Estos incluyen test de aptitudes, de personalidad y proyectivos, entre otros.

Habitualmente las pruebas preceden a las entrevistas personales porque puede que las primeras nos ayuden a descartar candidatos. Una vez pasadas con éxito las pruebas, el seleccionador se entrevista personalmente con el aspirante. Podríamos decir que es la parte con más peso dentro de la selección de personal. La conversación cara a cara permite analizar el comportamiento del entrevistado y su comunicación corporal. Es en este momento donde también podemos descubrir sus talentos o puntos débiles.

Como hemos comentado anteriormente, esta es la fase donde se analiza la personalidad del candidato y se comprueban sus aptitudes. Aquí es donde veremos si pueden ser candidatos ideales para la organización.

– Evaluación y decisión

Los resultados de las pruebas y las entrevistas deben analizarse con detenimiento para discernir los aspectos positivos y los negativos de cada candidato. Este estudio detallado nos permitirá hacer una comparación de cada aspirante con el perfil profesional que se ha diseñado al principio del proceso de selección de personal. Mediante estas comparaciones, se escogerá al candidato que más se aproxime al perfil ideal creado para ocupar la vacante.

– Incorporación a la empresa

Una vez se ha tomado la decisión, se comunican las condiciones del contrato al nuevo trabajador. Si las partes están de acuerdo, se formaliza la fase de contratación y se pasa a la incorporación del empleado a la empresa. Dentro de este proceso: se le presenta la plantilla actual al nuevo trabajador, se le informa de los aspectos básicos de la organización y de las tareas específicas que deberá realizar.

En muchas compañías, la fase de incorporación la realiza uno de los trabajadores de la propia empresa, en vez del gestor de recursos humanos. Esta persona, que conoce bien la organización, tutoriza al nuevo compañero y le orienta durante su fase de aprendizaje.

– Seguimiento del nuevo trabajador

Como todo proceso, la parte final consiste en hacer un seguimiento del nuevo empleado. Este seguimiento sirve para evaluar si realmente el trabajador se adapta a las expectativas marcadas por la organización. En este último paso se comprueba si el proceso de selección de personal ha sido un éxito.

 

Si te interesa formarte como profesional de recursos humanos te recomendamos el MÁSTER EN DIRECCIÓN DE RECURSOS HUMANOS.

¿Quieres conocernos? Descubre las opiniones de Esneca de los alumnos que se han formado con nosotros.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies